Lo más importante

Sacerdote muerto en Córdoba estaba maniatado y fue ahorcado

Según la fiscalía que investiga el crimen del cura Luis Cortés, párroco de Alta Gracia encontrado muerto el sábado último, lo habrían matado para encubrir otro delito

 

0 Comentarios
0 Comentarios

La autopsia al cadáver del sacerdote Luis Cortés, párroco de la ciudad cordobesa de Alta Gracia que fue encontrado muerto en la noche del último sábado, determinó que el religioso fue maniatado y asesinado por ahorcamiento. Las sospechas apuntan a que el o los homicidas prendieron fuego la casa de la víctima para borrar huellas, dijo este lunes el fiscal de la causa.

El fiscal de instrucción de Alta Gracia, Emilio Drazile, aseguró que “la principal hipótesis es que se trató de un homicidio criminis causa, es decir que lo mataron para encubrir otro delito. El o los culpables pueden recibir prisión perpetua”.

“De acuerdo a las últimas informaciones de la morgue fue un ahorcamiento por estrangulación", manifestó el funcionario judicial a la emisora LV3 de Córdoba.

Drazile explicó que, de acuerdo a los peritajes realizados por expertos de la División Homicidios de la policía de Córdoba, el o los atacantes “quemaron la casa para tapar el crimen. No se trató de un incendio total, pero todo hace más difícil la investigación".

De todas formas, la policía de Córdoba trabajaba esta tarde en la búsqueda de los autores del crimen, aunque no trascendió si hay sospechosos.

La hipótesis más firme apunta a que el párroco pudo haber sido víctima de un robo y que los delincuentes lo mataron para evitar que pudiera delatarlos, aunque no se descartan otras líneas investigativas, entre ellas que haya sido atacado por su trabajo social, especialmente vinculado a la asistencia de jóvenes adictos a las drogas.

Cortés, ex párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Merced, fue hallado muerto el sábado último en su vivienda de calle 3 de Febrero 12, de Alta Gracia, una población situada a 36 kilómetros al sur de la capital cordobesa.

El hallazgo del cadáver se produjo cuando varios feligreses fueron a buscarlo, preocupados porque no había concurrido a oficiar la misa vespertina como hacía habitualmente.

Al llegar al domicilio del párroco, los vecinos advirtieron que de la vivienda salía humo, por lo que llamaron inmediatamente a los bomberos.

El jefe del Cuartel de Bomberos local, Gabriel Salcedo, dijo que al ingresar a la casa encontraron el cuerpo de Cortés debajo de la mesa del living y aclaró que, si bien no había fuego en la casa, sí había humo, por lo que en primera instancia estimaron que la muerte podía deberse a la inhalación de monóxido de carbono durante un incendio en la casa.

Pero al mismo tiempo, añadieron las fuentes, con el correr de las horas se detectaron indicios que despertaron sospechas, como que el cuerpo estaba en el piso y con elementos alrededor que hacían suponer que estuvo atado.

Por otra parte, el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñañez, celebró este lunes una misa a la que concurrieron centenares de vecinos de Alta Gracia para despedir los restos del sacerdote asesinado y pidió "no aceptar" la "cultura de la muerte".

"No podemos aceptar sin más esta cultura de la muerte, donde pareciera que la vida de las personas no tiene valor", dijo el arzobispo tras la celebración realizada al mediodía en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced, en el centro de la ciudad.

"Es un hecho dolorosísimo, que tiene que hacernos reaccionar. Si bien la responsabilidad es de las autoridades, sobre todo yo quiero decir, nuestra actitud como sociedad”, continuó Náñez, quien agregó: "No podemos aceptar como un dato más, con indiferencia, estas cosas. En nuestras familias en nuestros barrios en todas partes. Hay que reaccionar", expresó, con tristeza.

Luego de la celebración, los restos del sacerdote fallecido fueron trasladados al cementerio municipal de Alta Gracia, donde fueron inhumados.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo