Lo más importante

Trabajar de noche y dormir de día: Tips para adaptarse a esa rutina

Los humanos estamos naturalmente programados para estar despiertos durante el día y dormidos por la noche; no obstante, hay algunas medidas que se pueden tomar para ayudar al cuerpo a ajustarse y conseguir dormir el tiempo necesario
     Comentarios
     Comentarios

Intentar dormir durante el día, en vez de por la noche, puede ser difícil. Los humanos estamos naturalmente programados para estar despiertos durante el día y dormidos por la noche, según sostiene la Dra. Meghna Mansukhani, Medicina del Sueño de Mayo Clinic en Rochester, en el portal neomundo. No obstante, hay algunas medidas que se pueden tomar para ayudar al cuerpo a ajustarse y conseguir dormir el tiempo necesario. 

El cuerpo tiene un ritmo interno de sueño y vigilia que en la mayoría de las personas generalmente cubre un ciclo de 24 horas. Debido a ese ritmo de sueño y vigilia, uno tiene sueño a ciertas horas del día y está más alerta a otras. Lo que más influye sobre este ritmo es la exposición a la luz externa.

Los turnos laborales suelen producir problemas con el sueño porque crean disparidad entre el ciclo biológico de sueño y vigilia y el horario de trabajo. Eso significa que cuando uno debe ir a trabajar, el propio ritmo interno desea dormir; mientras que cuando uno termina el trabajo y desea dormir, el cuerpo piensa que es momento de estar despierto.

Tips. A fin de ayudar a que el cuerpo duerma suficiente, lo primero es ser constante. Acostarse y levantarse todos los días a la misma hora, incluso cuando no se trabaje, porque eso permite al cuerpo adaptarse al horario. Cambiar el horario de sueño en los días en que no se trabaja hace mucho más difícil para el cuerpo ajustarse a la rutina y menos probable que se logre dormir todo lo necesario a medida que avanza el tiempo.

- Cuando vaya a trabajar, rodearse de mucha luz brillante y si se suele consumir bebidas con cafeína, hacerlo al principio del turno. Si durante el viaje de regreso a casa empezara a amanecer, usar lentes de sol o reducir la luz externa e ir directo a la cama en cuanto se llegue al hogar, porque si eso se pospone, será más difícil conciliar el sueño.

- Adecuar la habitación para que propicie el sueño: cubrir las ventanas con persianas o cortinas oscuras a fin de obstruir el paso a la habitación de todo tipo de luz externa y claridad. Además, puede ayudar usar una máscara en los ojos para dormir y ajustar la temperatura de la habitación para que esté templada y cómoda. 

- El ambiente debe ser tranquilo. Si otros familiares están en casa mientras se duerme, pedirles que respeten la necesidad de dormir. De ser posible, dormir en una habitación alejada de la zona familiar, la cual puede ser ruidosa. Desconectar los teléfonos y otros dispositivos electrónicos para que nada perturbe el sueño.

- Llevar un estilo de vida sano y activo, pues eso también promueve un sueño saludable. Ingiera una alimentación bien balanceada y consumir alcohol solo en mínima cantidad porque, aunque parezca que el alcohol hace más fácil conciliar el sueño, también hace más difícil permanecer dormido. Además, hacer ejercicio regularmente.

Comentarios

Segui Leyendo