Lo más importante

Vamos al corte: sin pausas para el detrás de cámara

Las múltiples estrategias de los colaboradores, saludos con gusto a chicana y sonrisas forzadas, la soltura de Miguel Del Sel y los libros debajo del brazo de Martínez. Todo lo que el debate dejó y quedó fuera del aire
0 Comentarios
0 Comentarios

El “Debate Santa Fe” dejó mucho fuera de aire. Es que a la rigidez y la mesura expuestas en cámara de parte de los candidatos a gobernador provincial, se les opuso, cámara y grabadores en off, una multiplicidad de gestos, palabras y actitudes sin guión ni libreto. La emoción que soltaron asesores que no ahorraron en estrategias de comunicación para ganar un punto, la imposibilidad de disimular la distancia política de algunos o bien, algún que otro diálogo áspero con sonrisa forzada, lograron ponerle algo de sangre a un encuentro, de todos modos crucial, a menos de una semana de la gran definición electoral.

Protagonistas

Si los candidatos se mostraron sobrios, respetuosos y medidos –salvo algún que otro “palo” de Octavio Crivaro que repartió críticas a siniestra y fue el más combativo de todos– sus “coachs” no tuvieron tanto miramiento. Por el contrario, protagonizaron un debate aparte no sólo en los cortes sino en medio del vivo.

Fue Guillermo Emili, asesor de Crivaro quien, sin dudas, dio la nota, acompañado de Virginia Grisolía, candidata a concejal de Rosario por el Frente de Izquierda. No sólo acudían a él en cada corte, dándole consejos al oído sino que se sirvieron de cuadernos y fibrones rojos que alzaban en alto para que quedaran dentro de su campo visual. “Todos sojeros”, “Subsidios privados”, fueron algunas de las leyendas que lanzaron como ayuda memoria para el candidato. También festejaban con risas, pulgares y brazos arriba sus definiciones, dándole impulso y confianza a un Crivaro que, cada dos por tres, debía apelar a su pañuelo para apartar la transpiración de su frente.

"Todos sojeros", dice el apunte del asesor de Crivaro. (Alan Monzón/Rosario3.com)
 

Otro que no perdió pisada a su candidato fue el diputado del Frente Renovador, Germán Kahlow, quien improvisó un anotador A3 con afiches de campaña. Aprovechando el revés en blanco, trazó en varias ocasiones incomprensibles cuadros sinópticos con palabras en clave que el “Cachi” leía al vuelo incorporando los conceptos a su discurso. Más solapados, los colaboradores de Miguel Del también lo asistieron minuto a minuto y fue repetida la escena en la que el Midachi miraba al detrás de cámara para encontrarse con un sí o un no de sus “coachs”.

El apuntador enorme para el candidato del Frente Renovador. (Alan Monzón/Rosario3.com)
 

La llegada

El más puntual fue el candidato del Frente de Izquierda, que arribó a Televisión Litoral (TVL) pasadas las 18.30, rodeado de su equipo. Le siguió, Miguel Lifschitz de impecable traje gris oscuro y un minuto después, Omar Perotti. Con varios libros debajo del brazo –en el debate contó que eran de su autoría– llegó Oscar Martínez unos diez minutos antes de que dieran las 7. Todos se mostraron muy formales y algo contracturados, quizás nerviosos por lo que venía.

Crivaro, el más puntual. (Alan Monzón/Rosario3.com)
 

Diferente fue el caso de Del Sel, que se hizo esperar. Cerca de las 19.22 ingresó distendido y sonriente. No dejó a nadie sin saludar, rompiendo el hielo con su “nene”, “nena” o “cómo te va querido” que le otorgan un halo de seguridad que, a las claras, suma. Hay que escribirlo, no hizo chistes ni bromas como es su costumbre.

Del Sel llegó último y saludó a todos con una sonrisa. (Alan Monzón/Rosario3.com)
 

El convite

En dos salas de Televisión Litoral se brindó un abundante catering que reunió a todos los que habían venido. Entre bandejas, copas y exquisiteces se produjeron dos encuentros clave en medio de una campaña electoral en cuenta regresiva. Ya estaba Lifschitz disfrutando del ágape, escoltado por una elegantísima Mónica Fein, cuando ingresó su tocayo Torres Del Sel. Como era de esperar, el Midachi caminó directo a ellos y tendió manos y besos a los dos. Tanta energía y efusividad dejó a la pareja socialista algo incómoda, pero no faltó como respuesta la sonrisa amplia de ambos. Igualmente no iniciaron ninguna conversación con él, ni él con ellos. Nada de eso.

El encuentro entre Del Sel y los socialistas, Lifschitz y Mónica Fein. (Alan Monzón/Rosario3.com)
 

Entonces, sin nada más que hacer ahí, el candidato del PRO se alejó del grupo y dos pasos después se encontró, cara a cara con Perotti. “Te saludaría pero estoy recién maquillado”, le arrojó parco el justicialista. Del Sel optó por no hacerle caso y rodeándolo con un abrazo y poniendo su cara muy cerca de la suya, le respondió: “Maquillemonos juntos entonces”.

Lifschitz se maquilla, Perotti espera detrás. (Alan Monzón/Rosario3.com)
 

El Midachi sufrió hasta allí algo de indiferencia de sus adversarios políticos pero después, experimentó una sorpresa. Es que la candidata a vice gobernadora por el Frente Renovador, Verónica Baró Graf, lo cruzó entre los sillones, con un efusivo saludo y, curiosamente, le pidió sacarse una foto juntos. “¿La querés para llenarla de alfileres”?, le dijo por lo bajo y la abrazó de cara a la cámara. Whisky.

La foto que se sacaron juntos Del Sel y Verónica Baró Graf. (Alan Monzón/Rosario3.com)
 

Un aplauso que se terminó

A las 22, Analía Bocassi (El Tres), Cristian Lavallén (Canal 5) y María Luengo (Canal 13 de Santa Fe) cerraron la transmisión. El debate había pasado y muchos soltaron las palmas con más alivio que alegría. La tensión fue dando lugar a los abrazos relajados, a los apretones de manos y los saludos de buenaventura.

Terminado el debate, los candidatos se saludaron cordialmente. (Alan Monzón/Rosario3.com)

 

Por delante tan solo una semana y un domingo donde las palabras de hoy podrán quedar dentro o fuera de las urnas de modo irreversible. ¿Todo dicho?

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo