Vecinos preocupados por un bar que reabrió tras ser clausurado por un tiroteo

Vecinos de Avellaneda al 1100 están preocupados porque el fin de semana volvió a funcionar un boliche donde hace unas semanas se desató una balacera y dos personas cayeron heridas. No es la primera vez que se registran allí problemas, se trata de un local que hace mucho acumula infracciones 

     Comentarios
     Comentarios

Vecinos del barrio Remedios de Escalada denunciaron que el conflictivo bar de Avellaneda al 1100 volvió a abrir este domingo pese a estar clausurado. Tres semanas atrás, en la puerta se había desatado una feroz balacera en la que cayeron heridas dos personas. Temen que se repitan los tiroteos y que se cuenten nuevos heridos.

En contacto con El Tres, varios vecinos de la zona expresaron su preocupación por la reapertura del bar como si fuera un after, una figura que no está contemplada en la normativa local. Según la ordenanza 7218 de Espectáculos Públicos –de vieja data y varias veces discutida su posible actualización– los bares nocturnos sólo pueden vender alcohol hasta las 5 de la madrugada y tener gente hasta las 5.30.

Sin embargo, los vecinos de Avellaneda al 1100 notaron que boliche funcionó el domingo último pasada esa hora. Además, describieron al ambiente del lugar como “pesado”.

“Está el peligro de que se agarren a los tiros y te peguen un tiro”, observó uno de los vecinos.

La última clausura del bar fue hace unas tres semanas, luego de que se desatara un tiroteo en la puerta. Pero ya en 2016 y 2015 había sido cerrado. En sólo un fin de semana de 2016 reunió siete infracciones, casi todas por permitir el ingreso de personas cuando ya debiera estar cerrado y por pasar música fuera del horario permitido.

Comentarios