La petrolera YPF anunció que desde la hora cero de este domingo aumentará el precio de sus naftas en un 4,55% y del gasoil un 4,89%, como consecuencia del aumento en el Impuesto a los Combustibles Líquidos, el tipo de cambio y las variaciones en el precio del Brent. 

De esta manera la compañía de mayoría accionaria estatal se sumó al incremento que rige desde este sábado dispuesto por la empresa Raizen, operadora de la marca Shell en la Argentina, que decidió aumentos del 9,5% al argumentar los mismos motivos de costos.

Esa suba generó en Rosario un movimiento de automovilistas que salieron temprano a la mañana en busca de combustible sin ese ajuste en los valores.

Según confirmó Rosario3.com, en la pizarra de una estación Shell figuraba a primera hora el drástico incremento: la nafta súper estaba en los 46,98 pesos (cuatro más que los 42,98 vigentes hasta la noche del viernes) y la premium en 52,56. 

“Me voy para la estación de 27 y Corrientes porque me avisan que todavía no aumentaron; me voy disparando para allá”, le contó un automovilista al móvil de Radio 2 en el programa de la mañana; otros lo siguieron.

Las causas del aumento

Además de las dos compañías que controlan alrededor del 75% del mercado de combustibles al público, se espera que en las próximas horas hagan sus anuncios de incrementos el resto de las petroleras como Axion, Puma, Gulf o Dapsa.

Como ocurrió en otras oportunidades, el mayor incremento porcentual en los precios del gasoil tiene que ver con el componente importado de este combustible en el abastecimiento de la demanda local, ya que la Argentina es deficitario en ese segmento.

La empresa YPF informó esta noche que los aumentos reflejan "el efecto de variables clave para la conformación de los precios, como son el aumento en el Impuesto a los Ciombustibles Líquidos (ICL) e Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), el tipo de cambio y las variaciones en el precio del crudo Brent".

Los precios anunciados por YPF "siguen siendo de los más bajos de la región", tanto en naftas como en gasoil, subrayó el comunicado.

La compañía también precisó que "en un marco de volatilidad de las variables que determinan el precio de los combustibles, YPF ha venido buscando adecuar dinámicamente sus precios en los últimos meses".

La razón de esa política de precios responde a la necesidad de "atenuar el impacto de los aumentos en el consumo de naftas y gasoil" en un mercado que sufrió una baja de la demanda del -6,3% durante el último semestre. 

Más información

De estación en estación: la búsqueda del último litro de nafta más barato