A una semana del juicio por Paula Perassi, convocan a una vigilia

El papá de la mujer desaparecida en 2011, Alberto Perassi, conminó a esperar el proceso que se iniciará el 21 de marzo en la puerta del Centro de Justicia Penal. Hay nueve imputados. "Hay una banda capaz de hacer desaparecer a una persona en democracia", dijo

     Comentarios
     Comentarios

A una semana del juicio por la desaparición de Paula Perassi, convocan a esperar el primer día del proceso con una vigilia en la puerta del Centro de Justicia Penal. El papá de Paula, Alberto Perassi, dijo que la convocatoria es por todas las mujeres que como su hija han sido “degradadas”. El juicio comenzará el próximo 21 de marzo y hay nueve acusados, entre ellos el amante y supuesto padre del bebé que Paula llevaba en el vientre cuando se la vio por última vez.

En contacto con el periodista Fernando Carrafiello de Radio 2, Perassi llamó a una vigilia en el CJP durante la noche del miércoles 20 de marzo y la madrugada del 21 para esperar por el primer día del postergado juicio oral y público por la desaparición de Paula.

El tribunal a cargo del debate estará integrado, como presidenta, por Griselda Strólogo (jueza penal de San Lorenzo, ciudad en la que se produjeron los hechos que se juzgarán), mientras que los vocales serán Mariel Minetti (jueza penal de Casilda) y Álvaro Campos (juez penal de Cañada de Gómez).

“La mujer ha estado degradada, como Paula que fue desaparecida en San Lorenzo, una ciudad donde existe una banda que es capaz de hacer desaparecer a una persona en democracia, sin dejar rastros”, dijo Perassi.

Paula Perassi fue vista por última vez el domingo 18 de septiembre de 2011. Tenía 34 años y criaba entonces dos hijos de dos y seis años. Cerca de las 20 recibió una llamada telefónica y salió con el pretexto de buscar la tarea para uno de sus hijos. Nunca regresó.

Creen que Paula murió durante un aborto forzado. Estaba embarazada de Gabriel S., su amante. S. es uno de los nueve detenidos que serán sometidos a juicio la semana que viene, la lista se completa con su esposa, Roxana M.; la mujer que practicó el aborto, Mirta R.; su empleado y mano derecha, Antonio D., y cinco policías.

La figura que se les imputa a los civiles era "aborto sin consentimiento seguido de muerte" y "privación ilegítima de la libertad agravada". A los policías, se los acusa de "encubrimiento" del crimen e "incumplimiento de sus deberes", y en marzo de 2018 les revocaron el sobreseimiento en los delitos de "sustracción y destrucción de pruebas" y "falsedad ideológica de instrumento público".

Comentarios