La Fundación Pilar y Joan Miró de Palma Mallorca, España, sorteó 10 jamones ibéricos entre las personas que asistieron este fin de semana a las exhibiciones que proponían. Además, la entrada a las instalaciones fue gratuita, ya que comenzaron las festividades de Sant Joan.De esta original manera, se busca atraer nuevos visitantes al museo (especialmente los habitantes de la isla de Mallorca) ya que el 90 por ciento de las personas que concurren son turistas de origen inglés o alemán.Las piezas de cerdo fueron exhibidas delante de la Estatua de la Maternidad de Miró lo cual, para muchos, pareció sacrílego. Pero Magdalena Aguiló, directora de la fundación, afirma que "el artista quiso que nuestro centro desacralizase el arte, que no fuera un museo clásico".Este modo de promoción fue ideado por "Mmmm....", un grupo de creativos madrileños que organiza proyectos artísticos, sociales y publicitarios en varios formatos.