Consejos para evitar los atracones de fin de año

Con las despedidas de año por doquier, y la llegada de las fiestas, muchos optan por no ingerir alimentos para desquitarse en las reuniones. Por qué no hay que hacerlo
     Comentarios
     Comentarios

Diciembre es uno de los meses más conflictivos para la alimentación porque hay despedidas de año por doquier y están las fiestas. Es por eso que se cometen muchos desórdenes alimentarios por exceso en la ingesta o elección de alimentos poco nutritivos.

Desde la Fundación Cardiológica Argentina advierten que el error más común que se comete a esta altura del año es el de no ingerir alimentos para desquitarse durante las reuniones sociales. Sin embargo, lo único que logran estos “períodos de ayuno” es que durante el evento se termine comiendo el doble.

“Al no comer durante todo el día no sólo vamos a ingerir lo que nos gusta, sino todo lo que esté a nuestro alcance porque en esa circunstancia no medimos la cantidad ni la calidad”, señala el equipo de Nutrición de la fundación y consigna Télam.

Para evitar los atracones de fin de año los especialistas recomiendan:

Si hay que planificar la cena, lo mejor es hacerlo con anticipación porque esto permitirá calcular la cantidad de comida necesaria y evitar preparar en exceso para no perder la noción de lo que ingerimos.

Una forma de medir lo que comemos es elegir para cada comida (entrada, plato principal y postre) un plato de tamaño mediano y servirse todo lo que vamos a consumir para controlar las cantidades.

En cuanto a las picadas, hay que elegir fiambres como pavita o lomito ahumado, jamón cocido (que contienen menos grasa que otra variedades) y optar por quesos más magros. Se debe tratar de evitar la ensalada rusa por su gran cantidad de calorías y optar por ensaladas frescas como entrada.

Respecto al plato principal, se recomienda carne de vaca magra, pollo sin piel y pescado. En caso de elegir lechón, la porción debe ser moderada, sin piel y cocida a parrilla o a la plancha para eliminar la grasa sobrante.

Con las bebidas hay que evitar las gaseosas comunes o el alcohol durante las comidas y optar por el agua, jugos de fruta sin azúcar o refrescos light.

Para el postre, lo mejor es elegir ensaladas de fruta o brochette frutal porque un rato después será el turno de la mesa de dulces de la que podrá seleccionarse nueces, almendras, castañas y frutas desecadas.

Comentarios