Crean un nuevo invento que promete acabar con las grabaciones furtivas en los cines: se trata de un aparato que emite una luz blanca que inutiliza las imágenes grabadas, que posteriormente suelen comercializarse en CD. Este mismo sistema también podría prevenir la fotografía clandestina.El Instituto de Tecnología de Georgia desarrolló un original dispositivo que permitirá frustrar las grabaciones de películas en las salas de cine. El prototipo es capaz de localizar la posición de una cámara digital y, después, "atacarla" con una luz blanca que deteriora completamente cualquier imagen que haya sido grabada.Sus inventores también señalan que el sistema podría prevenir la fotografía clandestina, aunque todavía es incapaz de bloquear la película convencional y las cámaras SLR, muy utilizadas por los paparazzi.Aún así, esperan que este dispositivo sirva como un primer paso para el desarrollo de otros sistemas mejores capaces de combatir incluso el espionaje industrial.