A la mañana denunciaron un robo en su ciber y a la tarde reconocieron que habían mentido: querían estafar a su seguro. El hecho ocurrió este martes cuando la dueña del local ubicado en San Juan al 900 se comunicó con personal de la comisaría 1º para asegurar que delincuentes la habían asaltado a mano armada.Las investigaciones por robo calificado mutaron luego a una causa por un “ardid para engañar a una firma de seguros de Capital Federal que cubría al comercio”, aseguró a Radio 2 el inspector de la zona centro, Daniel Barrile. Según el comisario, de las declaraciones de los empleados surgieron algunas contradicciones que dieron “el indicio de que se trataba de un hecho fraguado”.Las 18 computadoras que supuestamente habían sido sustraídas por delincuentes armados estaban embaladas listas para vender en una vivienda de zona sur, en Presidente Roca y Rueda. Los tres empleados y la dueña del ciber reconocieron la maniobra y quedaron detenidos en la comisaría 1ª.