Detenidos, heridos y denuncias de violencia policial en Empalme Graneros

Los integrantes de la comunidad toba de Los Pumitas aseguraron que tres personas fueron lesionadas y una de ellas desfigurada como consecuencia de un operativo este sábado a la mañana. Fiscalía pidió los GPS de los patrulleros y los nombres de los policías que actuaron. Las imágenes

     Comentarios
     Comentarios

El Barrio Toba de Empalme Graneros de Rosario, conocido como Los Pumitas, quedó convulsionado este sábado a la mañana por allanamientos policiales que dejaron al menos siete detenidos y tres heridos. Fiscalía informó que hubo un "conflicto entre vecinos y el personal policial" y comenzó una investigación sobre lo ocurrido.

Según denunciaron los vecinos, cerca de las 8 fueron sorprendidos por patrullas del Comando Radioeléctrico y un operativo en viviendas del barrio. 

Los dirigentes de la comunidad del pueblo originario afirmaron que hubo un violento accionar policial y que uno de los allanados fue “desfigurado”. Además, una mujer fue herida de bala.

En total las fuentes extraoficiales señalaron que hubo tres heridos que fueron derivados al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) y al Policlínico San Martín.

Las siete personas detenidas fueron llevadas a la comisaría 20ª, donde se concentraron integrantes de 50 familias de la comunidad que además son integrantes de una iglesia evangélica, junto a organizaciones sociales, para pedir su liberación. 

"A las 8 llegó el Comando y empezó a tirar tiros. Corrí para la esquina y vi como le pegaban y maltrataban a los chicos, a la hermana y al pastor", contó una de las testigos y denunciantes.

"Tenemos dos heridos graves, una señora con herida de bala y un chico desfigurado", añadió otro de los dirigentes de la comunidad desde la puerta de la comisaría y calificó de "una represión tremenda a más de 50 familias".

El dirigente de ATE Gustavo Martínez compartió desde sus redes sociales parte de la denuncia desde la sede de la seccional esta mañana:

Los voceros de la comunidad también denunciaron que los policías secuestraron machetes y armas blanca que en realidad son los elementos de trabajo de las personas del barrio, integrantes de cooperativas de trabajo que realizan tareas de limpieza y desmalezamiento.

Por otro lado, los vecinos señalaron a Radio 2 que la Policía argumentó que los allanamientos se realizaron tras la denuncia del robo de un celular. Sin embargo, la supuesta víctima del asalto también quedó detenida y su casa fue allanada, según informó El Ciudadano.

Hubo, además, momentos de tensión cuando la Policía realizó el traslado de los detenidos y frente a la comisaría 20, donde integrantes de las familias de la comunidad se concentraron para pedir la libertad de los arrestados. "Basta de represión", reclamaron.

Fiscalía inició una investigación

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MAP) informaron más tarde que el accionar se inició por una denuncia de robo simple entre dos integrantes de una misma familia y actuó la fiscal en turno de flagrancia Verónica Ballari.

Agentes del Comando Radioeléctrico y de la comisaria 20 intervinieron y hubo un "conflicto entre vecinos y el personal policial", según Fiscalía.

En principio, se demoró a ocho personas las cuales quedaron en libertad luego de que se constatara que no contaban con antecedentes.

Además, vecinos recibieron lesiones que fueron constadas por el médico forense, en principio serían leves, y se dio aviso a la fiscal Karina Bartocci de la Oficina de Violencia Institucional por la denuncia del accionar policial.

Bartocci ya ordenó la intervención de Asuntos internos de la Policía, los GPS de los móviles actuantes y el nombre de todo el personal policial que estuvo en el procedimiento.

Comentarios