Lo más importante

Diagnosticar el autismo por la nariz

Las personas con este trastorno tienen alterada su capacidad de responder ante olores agradables o desagradables

0 Comentarios
0 Comentarios

Nuestro organismo tiene la capacidad de aumentar o reducir el flujo de aire a través de la nariz ante un oler agradable o desagradable. Pero parece que el de las personas con autismo no. Lo muestra una investigación que se publica en “Current Biology” que ha visto que las personas con trastorno del espectro autista (TEA) no realizan este ajuste natural como el resto de las personas. Las personas con autismo inhalan la misma cantidad de aire, independientemente de si el olor es agradable o no.

Según los autores del estudio, los hallazgos sugieren que las pruebas no verbales relacionadas con el olor podrían servir como indicadores tempranos para el diagnóstico del autismo. “La diferencia en el patrón olfativo entre los niños con un desarrollo normal y los que tiene autismo era abrumadora”, aseguró Noam Sobel, del Instituto Weizmann (Israel).

Procesos atrofiados

Se sospechaba que las personas con autismo presentan deficiencias en las plantillas del cerebro que sirven para coordinar a la perfección los sentidos y acciones. Ahora, el equipo de Sobel y Liron Rozenkrantz han analizado las respuestas olfativas en 18 niños con este trastorno y otros 18 niños con desarrollo normal (17 niños y 1 niña en cada grupo) ante una serie de olores agradables y desagradables.

Y los resultados mostraron que mientras que los niños típicos ajustaban el flujo de aire a 305 milisegundos al sentir un olor desagradable, los niños con autismo no mostraron dicha respuesta. Y esta diferencia en la respuesta olfativa entre los dos grupos fue suficiente para clasificar correctamente a los niños con o sin un diagnóstico de autismo en el 81v% del tiempo.

Los resultados sugieren que una prueba basada en el olfato podría ser muy útil en la clínica. “Podemos identificar el autismo y su gravedad con una gran precisión en menos de 10 minutos usando una prueba que es completamente no verbal y no implica ninguna tarea del niño”, destaca Sobel. En su opinión, la información podría servir de base para el “desarrollo de una herramienta diagnóstico muy útil en la clínica para los niños más pequeños, con solo unos pocos meses de edad. Dicho diagnóstico precoz permitiría una intervención más eficaz”.

Fuente: abc.es

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo