Según un informe del diario Página 12, el diputado Juan José Alvarez se desempeñó en la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) en el final de la última dictadura militar, recomendado por el entonces ministro del Interior, Albano Harguindeguy,

< o:p>  

La revelación del pasado oculto del actual diputado del grupo “El general” despertó el rechazo de varios representantes de los derechos humanos en la Argentina.

 

“Es bueno que esto salga a la luz. Hay muchos, como él, que se mimetizaron y están dentro de las estructuras. Hay muchos camaleones reciclados. Lo que me sorprende es que las autoridades no tengan la información adecuada o que la tengan y no la usen”, aseguró el Premio Nobel de la Paz , Pérez Esquivel.

 

En tanto, la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini agregó: “Espero que ahora se tome dimensión sobre quién es Juanjo Alvarez. Porque a veces una dice una cosa y eso queda ahí. Creo que esto tiene que ser el fin de su carrera política, porque su carrera política es una condena para nosotros, para los que creemos que la política es la mejor acción del hombre. Las Madres somos como una barredora: barremos la vereda, limpiamos la calle, pero a cada rato hay que empezar de nuevo, hay que empezar a señalar a funcionarios... y hay tantos”.

 

“Nosotras hablamos de la dictadura cívico-militar, porque hubo muchos civiles cómplices o partícipes. Y Alvarez no es ingenuo, ni él, ni (Eduardo) Duhalde ni Chiche ni (Roberto) Lavagna, que lo tienen en su entorno. No creo que desconocieran su pasado”, afirmó Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo.

 

Según el matutino, el legislador "se convirtió en agente de la SIDE " en 1981, y menciona que "allí revistaba bajo el alias de Javier Alzaga".

 

La nota, firmada por la periodista Victoria Ginzberg, indicó que el actual legislador –ex duhaldista, actual integrante del grupo El General– presentó una carta en febrero de 1981 en la que expresa su deseo de "entrar a la secretaría", con el objetivo de "servir al país".

 

"El contrato de locación entre la Secretaría de Inteligencia y Alvarez se firmó el 1 de julio de ese año. Un año después pasó al plantel básico, donde estuvo hasta que presentó la renuncia el 17 de julio de 1984", indicó el matutino.

 

Agregó que en mayo de 1981, el general Harguindeguy dirigió una nota al "general de división Carlos Alberto Martínez, secretario de Inteligencia del Estado" en la que destaca conocer "al candidato desde hace más de 5 años, y lo consideró un excelente elemento que no defraudará la confianza que en él se deposite".