Sufrió pero ganó. En parte, gracias a un tremendo zurdazo de afuera del área que Maxi Rodríguez clavó en el primer tiempo del alargue. Fue el 2-1, que se hizo imposible de levantar para los mexicanos. Es que tras el grito de “pegale” que lanzó Carlos Bilardo en la transmisión de Canal 3, el ex Newell´s bajó un pase de pecho y cruzó un remate impresionante desde 26 metros y a una velocidad de 113 kilómetros por hora. Rodríguez le dio entonces la alegría a los de Pekerman y destrabó una partido muy complicado. “El gol fue muy lindo y nos dio tranquilidad hasta el final”, señaló Rodríguez.“La pelota me había quedado para la zurda, pero al principio no pensaba pegarle y después le di. Son esas pelotas que van a la tribuna o terminan en el fondo de la red”, agregó. Además, festejó: “Le estamos dando muchas alegrías a la gente y eso no tiene precio”.