Lo más importante

Grecia: nueva propuesta a acreedores, con más impuestos y recortes

Este sábado el Parlamento aprobó un paquete de medidas económicas que contemplan recorte de jubilaciones y suba de impuestos a cambio de un rescate por 53.500 millones de euros
0 Comentarios
0 Comentarios

El Parlamento griego aprobó en la madrugada de este sábado por mayoría las propuestas del gobierno del primer ministro Alexis Tsipras y lo autorizó a negociar con los acreedores internacionales las nuevas medidas de austeridad y reforma en busca de un acuerdo con sus acredores.

La Oficina del Parlamento anunció que 251 legisladores votaron por "sí", 32 votaron por "no", mientras que 8 diputados se abstuvieron y 9 estuvieron ausentes, precisó un despacho de la agencia dpa.

El Parlamento votó un paquete de medidas económicas enviado previamente por el gobierno del país a sus acreedores y socios de la eurozona en un intento por obtener de ellos un nuevo préstamo de "rescate" financiero que evite la bancarrota y la salida griega del euro.

El plan promete recortes en jubilaciones y subas de impuestos a cambio de un rescate de tres años por 53.500 millones de euros y algún tipo de alivio de deuda, y aunque ya tuvo elogios de Italia y Francia, aún resta saber la opinión de Alemania y de otros países del euro de posición más dura hacia Atenas.

En un discurso ante Parlamento al inicio del debate, el primer ministro, Alexis Tsipras, reconoció que las medidas no se corresponden con sus promesas de campaña, pero que el país no tiene otra alternativa.

"No quiero ocultar la verdad. El acuerdo que se debatirá en el Eurogrupo está lejos de nuestro programa", dijo Tsipras, quien admitió que las medidas son duras, pero subrayó que rechazarlas abriría la puerta a un "campo minado".

Además, advirtió que círculos conservadores de Europa quieren que Grecia fracase. "Decidimos evitar un «Grexit»", aseguró, respaldando una permanencia del país en la eurozona y en rechazo de esta posibilidad, barajada a distintos niveles durante los recientes meses de negociación.

Tsipras aseguró que su gobierno hizo en los últimos seis meses "todo lo humanamente posible" para sacar al país de la crisis sin aplicar más medidas severas de ajuste, pero instó al legislativo a respaldar la actual estrategia y recordó que el país se encuentra al borde de la quiebra.

La oferta, contenida en un documento de 13 páginas, hace concesiones a los acreedores en varios puntos que la coalición Tsipras – y el pueblo griego en un referéndum celebrado el domingo pasado – había rechazado, aunque busca limitar cambios en otras cuestiones espinosas.

La propuesta comenzó a ser estudiada este sábado por los acreedores de Grecia, quienes durante el fin de semana celebrarán una serie de reuniones para decidir si aprueban el que sería el tercer "rescate" financiero para el endeudado país europeo desde que perdió el acceso a los mercados de crédito, en 2010.

Casi todas las agrupaciones de oposición habían anunciado su voto por el "sí" en el Parlamento, en apoyo de la estrategia.

El líder del partido opositor To Potami, Stavros Theodorakis, expresó antes de la votación que una "gran mayoría" respalda la propuesta, advirtiendo que no hay más tiempo para discusiones y que el pueblo griego quiere un acuerdo que ponga fin a "la angustia y el estrangulamiento" que sienten.

En el otro extremo, el líder del ala izquierdista de Syriza, el ministro de Energía, Panayotis Lafazanis, afirmó que el plan "no es compatible" con el programa de la coalición, que "no ofrece ninguna perspectiva para la economía" y que "el 'No' del pueblo en el referéndum no puede traducirse en un 'sí' humillante".

La oferta de Grecia será discutida mañana por los ministros de Finanzas de la zona euro, o Eurogrupo, antes de una cumbre de líderes de los 28 países de la Unión Europea (UE) prevista para el domingo.

El plan comenzó a ser estudiado por las tres instituciones acreedoras de Grecia, la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo y el FMI, quienes luego la elevarán a la consideración del Eurogrupo, dijo el vocero de la CE, Margaritis Schinas, en conferencia de prensa en Bruselas.

Aunque el gobierno de la canciller de Alemania – el principal acreedor de Grecia –, Angela Merkel, se negó a comentar la propuesta, el presidente de Francia, Francois Hollande, dijo que era "seria y creíble".

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, dijo en Roma que estaba confiado en que se alcance un acuerdo "ya mañana" durante la reunión del Eurogrupo.

El presidente del Eurogrupo, el ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, dijo que el paquete griego era "exhaustivo", aunque no quiso especular sobre si será suficiente para convencer a sus pares.

Imposibilitada de financiarse en los mercados dado los intereses que debería pagar, Grecia recibió ya dos rescates por 240.000 millones de euros de sus socios de la eurozona, el BCE y el FMI desde 2010, que sin embargo no fueron suficientes para cubrir su enorme rojo en las cuentas públicas.

Tras seis meses de ásperas negociaciones, durante los cuales Grecia entró en mora con el FMI al incumplir un pago de deuda y perdió el acceso a miles de millones de euros al expirar su segundo rescate, el 30 de junio, el país solicitó un tercer rescate esta semana por tres años y 53.500 millones de euros.

Este viernes, una hora y media antes de vencer el plazo dado por sus acreedores, Grecia presentó el paquete de medidas económicas que se le exigen a cambio del nuevo préstamo.

La propuesta hace lugar a las exigencias de los acreedores respecto a elevar la edad de jubilación, subir el IVA y acelerar privatizaciones de empresas estatales, pero busca limitar cambios como exenciones impositivas a las islas griegas y recortes al gasto en Defensa.

El "rescate" pedido por Grecia al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) serviría para cubrir los vencimientos de aquí a junio de 2018.

En este periodo, Grecia debe abonar 46.000 millones de euros de bonos en poder de BCE y préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI), así como 7.500 millones de euros para la devolución de créditos tomados en los últimos meses por las agencias gubernamentales.

Las negociaciones se han realizado en medio de un "corralito" en Grecia, con los bancos cerrados desde hace dos semanas y los ahorristas griegos impedidos de retirar de los cajeros más de 60 euros por día.

Muchos comerciantes se niegan a aceptar pagos con tarjeta de débito o crédito y exigen sólo efectivo.

Todas las transferencia de dinero al exterior requieren de un permiso especial del gobierno.

Fuente: Télam

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo