Investigadores chinos colocan genes humanos en cerebros de monos para hacerlos más inteligentes

La revista científica National Science Review informó que once primates fueron genéticamente modificados. El polémico ensayo trata de entender la evolución de la cognición humana

     Comentarios
     Comentarios

Científicos del sur de China desarrollaron una polémica investigación con el fin de estudiar la evolución de la inteligencia de hombres y mujeres: colocaron genes humanos en cerebros de monos.

Según informó en la revista científica National Science Review, crearon once monos genéticamente modificados a los que les agregaron copias de genes humanos para hacerlos más inteligentes.

Detrás de esto se encontraba la esperanza de dilucidar por qué nuestra especie comenzó a ponerse de pie, empezó a cultivar y creó una civilización, mientras que los primates se quedaron arriba de los árboles. El dato es que compartimos un 98% de los genes.

“Este es el primer intento por entender la evolución de la cognición humana usando un modelo de mono transgénico”, escribieron los autores según citó TN. Para lograrlo, crearon en laboratorio primates con copias extra del gen humano MCPH1, del que se sospecha que tiene un rol fundamental en la inteligencia humana.

Sin embargo, los científicos aún no lograron su propósito. De acuerdo a sus observaciones, los macacos tuvieron un mejor desempeño en evaluaciones de memoria con colores e imágenes en bloque, al tiempo que su cerebro tardó más en desarrollarse (acercándose al de los bebés humanos). Sin embargo, no registraron una diferencia en el tamaño del órgano.

Este tipo de estudios que involucran modificaciones genéticas suelen despertar dilemas éticos. En este caso, el MIT Technology Review informa que científicos occidentales señalaron que esta investigación es peligrosa y osada. Asimismo, destacaron su falta de ética, ya que muestra una desconsideración hacia los animales y temen que esto sea una puerta de entrada a modificaciones genéticas más extremas.

De hecho, este tipo de experimentos va en contra de las investigaciones en Europa y Estados Unidos, donde cada vez es más dificultoso hacer investigación en primates.

Comentarios