Más de cincuenta mails llegaron a las direcciones de correo electrónico: [email protected] y [email protected]. La iniciativa de Gustavo Fernetti, quien pisara la Buena Medida siendo un adolescente para no abandonarla jamás, está dando sus frutos y los eslabones de esta cadena de solidaridad con la historia local, repiten con insistencia que se debe respetar el espíritu del mítico bar de Rioja y Buenos Aires.

“Hemos tenido como respuesta hasta ahora unos 50 mails y son todas adhesiones”, arroja Fernetti, a modo de balance. “La idea que más prospera en la gente es hacer del lugar un museo, como el Tortoni que mantiene el estilo, sin haberlo tocado en su concepto”, ejemplificó en referencia al bar porteño de Avenida de Mayo 825, fundado en 1858 y considerado como el café más antiguo del país.

“Hay gente que también propuso la expropiación del bar y otras la declaración del bar como patrimonio cultural mediante el Concejo Deliberante”, informó uno de los clientes más fieles de La Buena Medida, con las puertas cerradas desde hace una semana. “Hay mucha gente también que se me acerca personalmente o por teléfono y me dicen que no quieren otro Cairo”, dijo, aludiendo a la reforma practicada al bar de Santa Fe y Sarmiento.

Una reacción rápida al cierre

A las pocas horas de hacerse público el inminente final de la Buena Medida, Gustavo Fernetti, convocó a la población a enviar mails a dos direcciones de correo para reunir adhesiones en contra de su transformación en bar moderno. “Mi idea es reunir los mails y elevar un expediente al Concejo en febrero. Quiero que los concejales declaren el lugar de interés cultural y que se lo conserve en su esencia”, deslizó en diálogo con Rosario3.com.

En cuanto a la posibilidad de que por estos días la pala comience a hacer su trabajo en las instalaciones y se inicie la remodelación del bar, Fernetti aseguró: “Habrá que pensar qué hacer. Vivimos en democracia y no podemos interferir sólo queremos que se norme este tipo de situaciones y que se preserve la historia de la ciudad”:

Salvar a otros bares

Luego del cierre de La buena medida, la secretaria de Planeamiento local, Mirta Levin, aseguró que el municipio lanzará un plan gubernamental para intentar "salvar" a los espacios simbólicos que corren peligro de cierre y que se buscará aggionar los viejos bares a las nuevas exigencias del mercado para que no terminen cerrando.