Lo más importante

Más del 50 % de la población tiene un peso superior al recomendado

En nuestro país, un 47 por ciento de la sociedad tiene sobrepeso y un 21 por ciento obesidad. En tanto, la proporción de personas con diabetes alcanza a un 9,8 por ciento de la población adulta
1 Comentarios
1 Comentarios

Para poder entender de qué manera contribuye un endocrinólogo al cuidado y a la atención de la salud individual en el caso de pacientes ambulatorios o internados, a la prevención de distintos trastornos de salud en grupos de personas que presentan factores de riesgo o marcadores que se manifiestan antes de que aparezca una enfermedad, y a la promoción de conductas y hábitos de vida saludables en la comunidad para evitar la aparición de trastornos endócrinos o metabólicos (como el bocio o agrandamiento de la tiroides, o como la obesidad y la diabetes mellitus), es necesario explicar en primer lugar qué son las hormonas y las glándulas endócrinas, y cómo está formado el sistema endócrino.

¿Qué es una hormona?

Hace unos mil millones de años aparecieron organismos multicelulares de complejidad creciente, con especialización de sus componentes celulares (para lograr comunicación con el entorno, obtención de alimentos y oxígeno, movimiento, eliminación de desechos, etc.), y la comunicación entre sus células pasó a ser una necesidad ineludible para que pudieran funcionar como un todo integrado. La evolución aseguró la permanencia de dos sistemas de control muy eficientes destinados a la comunicación entre los distintos órganos: el sistema nervioso y el sistema endócrino.

A diferencia del primero, que lleva la información en forma rápida y precisa por medio de nervios, el sistema endócrino utiliza mensajeros que viajan por la sangre, ejerciendo efectos más lentos, más duraderos y que abarcan a un número mucho mayor de células y tejidos, incluso al propio organismo. Estos mensajeros son las hormonas, sustancias que se elaboran en células específicas y que viajan por la sangre para llegar a sus células blanco. Estas células están dotadas de mecanismos destinados a captar esta señal (llamados receptores) y a llevar a cabo los efectos que la hormona estimula o frena (llamados efectores). Como ocurre en otros aspectos de la vida, existe una cierta “burocracia intracelular”, con complejos mecanismos que intermedian entre los receptores y los efectores, llamados sistemas de transducción.

¿Qué es el sistema endócrino y que es la endocrinología?

El sistema endócrino está formado por grupos de células organizadas en órganos llamados glándulas (y por células que no se agrupan en glándulas, sino que están dispersas entre otros tejidos u órganos del cuerpo) que elaboran hormonas y las vierten a la sangre (de allí la designación de endócrinas, que secretan hacia el “interior” del organismo, a diferencia de las glándulasexócrinas, que vuelcan su secreción a través de conductos al tubo digestivo, al árbol respiratorio, al aparato urinario o simplemente, hacia la piel), hormonas destinadas a controlar procesos fundamentales como la reproducción, el crecimiento y el desarrollo.

Pero las hormonas controlan también la forma en que reaccionamos frente a estímulos provenientes del ambiente que nos rodea, regulan el ingreso y el egreso de agua y diversos minerales, y dirigen la incorporación, el almacenamiento y el consumo de energía y nutrientes. En este último caso, estamos hablando delos factores involucrados en el control del metabolismo (niveles de azúcar y de lípidos en sangre) y del peso corporal, fuentes muy común de consulta en la clínica endocrinológica.

Las glándulas endocrinas “clásicas” incluyen la tiroides, las paratiroides, el páncreas endócrino, los ovarios, los testículos, las suprarrenales, la pineal, la hipófisis y el hipotálamo. La endocrinología es la rama de la medicina que estudia el funcionamiento del sistema endócrino y las distintas enfermedades que se producen por su alteración.

En el primer caso, se ocupa de la biosíntesis, el almacenamiento y el transporte de las hormonas por la sangre, así como también de los efectos que dichas hormonas ejercen sobre el organismo. En el segundo, abarca no sólo los trastornos causados por el déficit o el exceso de una determinada hormona(por ejemplo, hipo o hipertiroidismo en el caso de las hormonas tiroideas), sino también enfermedades ligadas a cambios en la acción de las hormonas motivados por alteraciones en los receptores hormonales o en los efectores de la acción hormonal, y aquéllos tumores benignos o malignos que se originan en glándulas o células endócrinas.

Este es el amplio campo de acción de los endocrinólogos clínicos, subdividido, por razones de su extensión, en subespecialidades tales como andrología, diabetes y otros trastornos metabólicos como obesidad, endocrinología de la reproducción, endocrinología pediátrica, metabolismo fosfocálcico, neuroendocrinología, patología suprarrenal y trastornos tiroideos. Es habitual que un endocrinólogo esté especializado en uno o más de estos “territorios”.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes que tratan los endocrinólogos?

En la Argentina, como en la mayor parte de las regiones del mundo, ha cobrado gran magnitud el problema sanitario representado por el exceso de peso y la diabetes mellitus. Casi el 60% de nuestra población tiene un peso por encima de lo recomendado (47 % sobrepeso y 21 % obesidad), y la proporción de personas con diabetes alcanza a un 9,8 % de la población adulta (Tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo para Enfermedades Crónicas No Transmisibles realizada en 2013 por el Ministerio de Salud de la Nación).

En consonancia, son muy frecuentes las consultas por obesidad y trastornos del metabolismo como dislipidemias y diabetes. Algo menos frecuentes son las consultas relacionadas con las alteraciones de la glándula tiroides (hipotiroidismo e hipertiroidismo de diversas causas, agrandamiento de la glándula o bocio, presencia de nódulos tiroideos). También constituye un problema de salud muy relevante para la población, sobre todo a partir de la sexta década de vida, la osteoporosis, producida por una pérdida relevante de la cantidad de calcio en los huesos. Por último, y siempre teniendo en cuenta la frecuencia de presentación de estos trastornos, tenemos que pensar en las alteraciones hormonales relacionadas con trastornos del ritmo menstrual.

¿Se pueden prevenir estas alteraciones?

Ludwig Feuerbach escribió a mediados del siglo XIX que “…para mejorar al pueblo hay que darle menos discursos y mejores alimentos, porque el hombre es lo que come”. Probablemente la frase del antropólogo y humanista alemán haya dado origen al “somos lo que comemos”, tan en boga en estos días. Independientemente de su origen, existe una clara relación entre carencias o excesos alimentarios y muchos de los trastornos que constituyen el motivo de consulta día a día en el consultorio endocrinológico.

Es por ello que debemos apuntar a lograr, a través de una intervención sistemática desde los profesionales de salud, las instituciones públicas y privadas relacionadas con la misma, y los distintos estamentos gubernamentales involucrados, una toma de conciencia en la población sobre las consecuencias favorables que tiene la adopción de hábitos de vida saludables, y el empoderamiento de la misma para alcanzar estas metas.

Astrid Michelle Libman - Médica Endocrinóloga

Fuente: grupoorono.com.ar

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Diego_21 1
    Diego_21 Canossa

    Y sí, claro... si, según ellos, yo con 1,73m y 90kg soy "obeso". Es decir, yo estoy dentro de ese "21%"...... Dibujan los números igual que el Indec. Con este tipo de notas, en vez de concientizar, s

Segui Leyendo