Lo más importante

Murió el joven que balearon mientras guardaba su auto

Rodrigo, de 23 años, recibió un disparo en su cabeza cuando intentaba estacionar el vehículo en su casa. El padre presenció el hecho y lo derivó al Heca, donde perdió la vida este sábado por la mañana
3 Comentarios
3 Comentarios

Falleció Rodrigo, el joven de 23 años que el jueves por la noche recibió un disparo en la cabeza cuando guardaba el auto en su vivienda de Cafferata al 2900. Dos hombres en moto lo balearon mientras su padre, que ya se había bajado del vehículo, lo esperaba en la casa con la puerta abierta. Las circunstancias del hecho recordaban el caso del joven Mariano Bertini –el hijo del reconocido empresario agrícola asesinado en un intento de entradera en agosto del año pasado–.

Fuentes policiales confirmaron a Rosario3.com que Rodrigo falleció este sábado por la mañana, producto del daño que había ocasionado la bala.

El hecho ocurrió el jueves cerca de las 22, cuando Rodrigo y su padre, de 49 años, llegaron en auto a su domicilio, ubicado en Cafferata y Rueda. El padre se bajó e ingresó a la vivienda a la espera de su hijo que llevaba el volante y se aprestaba a estacionar el vehículo. Sin embargo un disparo lo apuró fuera y allí vio cómo dos hombres en moto huían. El joven fue derivado de inmediato al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

Este viernes, el director del Heca, Néstor Marchetti, informó a este medio que Rodrigo estaba en terapia con diagnóstico reservado pero horas más tarde perdió la vida.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Che 1
    Che Gaturro

    Mis condolencias a la familia, espero que tengan justicia para su hijo,Lo que nos esta pasando es un verdadero desastre.

  2. Imagen de perfil de walter camerano 2
    walter camerano

    Nuestras condolencias a su familia y que por favor se haga algo urgente, estamos todos en la lista. Justicia ya.

  3. Imagen de perfil de Carina_1 3
    Carina Camerano

    Mis condolencias para Hugo y su familia... Realmente sin palabras...

Segui Leyendo