Se lo conoce como valet driver y se trata del servicio de chofer a domicilio, pero para que conduzca el auto de uno mismo. Y una empresa dedicada a esta prestación ya está disponible en Rosario para que, en caso de cansancio o tras alguna ingesta del alcohol por encima de la permitida para circular por las calles al mando de un vehículo, estos conductores lleguen y lleven a la persona a destino.

“La idea surgió un mediodía de lunes hablando con quien hoy es mi socio, después de un fin de semana de volver caminando porque nos agarró el control de alcoholemia”, contó en Radio 2 Alejandro Di Pangrazio, uno de los jóvenes impulsores de la original iniciativa, que ya funciona en varias ciudades del mundo.

Este fin de semana será la prueba de fuego para este emprendimiento, que comenzó a funcionar con una tarifa promocional de 15 pesos durante noviembre (de 18 a 24 horas), quien sea sorprendido manejando ebrio, deberá pagar una multa de 300 pesos y quedará además inhabilitado para conducir por al menos 15 días.

“El cliente reserva el servicio previamente –explicó Alejandro en De tarde en tarde– y una vez llegados al lugar donde nos llamó, se verifica que tenga la tarjeta verde del coche y cobertura de seguro, si no, no subimos”. También se dejó en claro que el automóvil debe contar con medidas mínimas de seguridad como luces, frenos y cubiertas en condiciones.

La llegada del servicio es más que oportuna ante el endurecimiento de los controles para evitar el alcohol al volante y considerando además la falta de taxis producirse por las noches, sobre todo los fines de semana.

El contacto es la dirección de correo electrónico [email protected].