Por Jorge Delgado(*)

Hasta hace poco los refugiados eran una cuestión de lugares lejanos. África, Medio Oriente, la ex Yugoslavia. Pero hace unos meses, P. me hizo notar que en su barrio –pleno centro– vivían refugiados en Rosario. Hace tiempo los refugiados fueron noticia a raíz de un incidente grave de violencia policial contra un refugiado que vende en forma ambulante.

Después, otro refugiado tuvo un inconveniente policial por algo que no debería ser noticia (no tener el dinero suficiente para pagar un taxi) pero lo fue por la condición especial del protagonista.

Cuando llevaba a mi hijo a la escuela, en la esquina de Alvear y 3 de Febrero, apareció esta extraña pintada, que se adjudican algunos hinchas de Ñuls –no todos, por supuesto– y que hubiese sido impensable unos meses atrás por dos motivos: Wanchope no era jugador de Central y el tema refugiados no existía.

Ejerciendo el periodismo ciudadano, les mando la foto para que vean por qué lugares se filtra el racismo y la xenofobia al identificar a un jugador de origen afroamericano con la imagen del refugiado en tono peyorativo. Un golpe doble, contra la persona y al mismo tiempo contra el concepto de refugiado.

En España, hace unos meses, el jugador del Barcelona Samuel Eto´o estuvo a punto de irse por los cánticos racistas contra su persona, esperemos que en Rosario no suceda lo mismo. Y no me digan que esto es "ingenio popular", es lisa y llanamente un acto de discriminación, racismo y xenofobia.



(*)Jorge envió su foto y su mensaje al espacio de Periodismo Ciudadano de Rosario 3.com
Si querés que se publique tu propio informe podés mandarlo a [email protected]