Después que la obligatoriedad del uso de los cinturones se convirtió en ley las empresas de transporte de pasajeros tendrán 12 meses para poder acondicionar las unidades.

  < /o:p>

Consultado sobre este tema, Saúl Isacson, de la Cámara de Empresarios del Transporte Multimodal de Pasajeros (Cemtram) manifestó a Radio 2 que “una vez que sea promulgada la legislación se consultará a los carroceros para ver como se instrumenta la modificación sobre cada uno de los coches”.

 

Según lo que establece la nueva ley el uso obligatorio de los cinturones de seguridad alcanzará a los pasajeros, los choferes y las azafatas, en un intento por incorporar medidas para frenar el

incremento de los accidentes en este tipo de transporte. En este sentido, Isacson señaló que “el uso del cinturón está más estudiado en los autos que en los colectivos” y destacó que “aunque la ordenanza se cumpla a veces el cinturón funciona como una trampa para el pasajero”.

 

La nueva norma fija que "las unidades deberán contar con cinturones de tres puntas, en los asientos delanteros y en aquellos que no tengan por delante un respaldo acolchado y de cintura en los asientos restantes, a cuyos efectos se asegurarán los anclajes de los asientos respectivos".

 

Los coches deberán estar acondicionados en un plazo de 12 meses. “Creemos que es un tiempo suficiente para llevar adelante el trabajo, pero deberá ser coordinado ya que los coches tendrán que estar parados por unos hasta que estén terminados”, explicó Isacson.

 

En cuanto al presupuesto que demandará el trabajo de condicionamiento desde la Cemtram señalaron que “la inversión será de 3 mil pesos por ómnibus”.  “No es tan elevado pero por las condiciones del transporte de pasajeros en la actualidad el monto tampoco es insignificante”, concluyó Isacson.