Lo más importante

¿Por qué hay fumadores que llegan a ancianos con los pulmones limpios?

Los científicos aclaran un misterio cotidiano: los genes tienen la culpa (o el mérito)
1 Comentarios
1 Comentarios

Los científicos también se han hecho esta pregunta, y han investigado para obtener las respuestas. En concreto, los del Medical Research Council (Consejo de Investigación Médica) del Reino Unido.

Han publicado sus conclusiones en la revista especializada Lancet. También las han presentado ante Sociedad Europea de Problemas Respiratorios. El estudio ofrece una respuesta contundente: los genes tienen la culpa (o el mérito).

Han analizado los datos de 50.000 personas. Algunas de las cuales, sorprendentemente, experimentan mutaciones en el ADN que les hacen resistentes al tabaco. Hasta mejoran el rendimiento de sus funciones pulmonares.

¿Significa esto que fumar puede ser bueno para algunas personas? En absoluto. “No existe un remedio que defienda totalmente contra el tabaco”. Al margen de la condición genética de cada uno, siempre será mejor para los pulmones no fumar que lo contrario, advierten.

Cada vez más mujeres y jóvenes

Los investigadores centraron su atención en una dolencia clásica en los fumadores excesivos, como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, (EPOC). Los que la padecen, tienen obstruidas las vías respiratorias y en su mayoría no pueden mejorar su situación.

Respiran con dificultad, tosen con frecuencia, se fatigan, sufren infecciones de pecho… la EPOC amarga la vida a millones de pacientes en todo el mundo. 

Nuevas medicinas

Lo que ha quedado claro, tras la investigación del es que unos lo van a resistir mejor que otros. Depende de sus gentes. Hay partes del ADN de cada individuos con capacidad de reducir el impacto de una EPOC. ¿Cómo?

Según Martin Tobin, uno de los investigadores de la Universidad de Leicester, que participó en el estudio, los genes son responsables del crecimiento de los pulmones y de la forma como estos órganos reaccionan ante un daño.

De igual modo, se baraja la hipótesis de que los genes puedan influir en la capacidad que tiene el cerebro para volver a una persona adicta o no a la nicotina.

Los científicos tienen la esperanza de que estos descubrimientos faciliten el diseño de nuevos medicamentos para curar los pulmones dañados.

Fuente: noticias.lainformacion.com

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

  1. Imagen de perfil de ldelagala 1
    Laura de la Red

    ¡Hola! Estamos haciendo un trabajo para la universidad sobre el mercado del consumo del tabaco. Si eres exfumador y tienes un par de minutos te agradeceríamos que rellenases esta encuesta ¡¡Muchas gr

Segui Leyendo