Lo más importante

Primavera mortal

Soy de las personas que creen que los libros no son elegidos por los lectores, sino que ellos nos eligen a nosotros...
0 Comentarios
0 Comentarios

Hace años me crucé con esta obra en una de mis recorridas a librerías de usados para rescatar libros. De inmediato el título me atrapó: "Pirmavera mortal". Como amante de las historias policiales y de suspenso no dudé en gastar los diez pesos que valía el libro, sin embargo al llegar a casa la historia no era la que había imaginado. No se trataba de una novela policial, sino de amor. El libro lamentablemente se quemó cuando el lavadero donde mi mamá lo había guardado ardió por completo.

Pese al tiempo transcurrido nunca olvidé la historia y googlenado logré encontrarlo en versión online. Hace años cuando lo leí por primera vez lloré casi una semana entera, en esta ocasión no tuve mejor suerte y la relectura me arrancó tres días de lágrimas...

La novela publicada en 1922, por entonces un joven autor húngaro de nombre Lajos Zilahy (1891-1974) no solo despertó intensos sentimientos ante la lectura de cada palabra, sino que además me hizo conocer a un autor del que no sabía nada hasta ese momento. Me sorprendió que fuera de origen húngaro.

La historia comienza a través de una carta dirigida a un amigo de infancia, el narrador y protagonista le cuenta su drama existencial tras un noviazgo frustrado con Edit von Ralben, el cual lo lleva a la desesperación del juego y de la bebida, infierno del que lo salvará otra mujer, Józsa, con la que tiene la intención de casarse a los pocos días…

…¡Si supieras, en cambio, qué vida me ha correspondido! Permíteme que te lo cuente todo tal como me viene a la memoria en este momento; quisiera explicártelo todo rápidamente; a través de mí, hablaré de todo. Esta carta mía me parece un desesperado grito lanzado ante la vida, al borde de la cual estoy a punto de precipitarme en el vacio…

El autor logra hacer una descripción tan perfecta tanto de ambientes como de sentimientos, que es posible sentir los olores de las calles que recorre, ver la luz sombría del departamento y padecer junto con él ese amor que le fue consumiendo la vida hasta el final. Son 147 páginas que podría decirse burdamente: "se leen solas"...

No voy a contar con lujo de detalles el final, dado que solo leyendo el libro se pueden interpretar esos altibajos humanos de los que ninguno queda exento en el transcurso de la vida. Solo voy a decir que el alma atormentada del hombre lo lleva a un final drástico o a su salvación…

 

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo