Lo más importante

Primer matrimonio igualitario en una sinagoga

Romina Charur y Victoria Escobar se casaron en Buenos Aires y fue la primera boda judía entre personas del mismo sexo en Latinoamérica. “Es un día histórico y un sueño cumplido”, coincidieron las novias

0 Comentarios
0 Comentarios

Romina Charur y Victoria Escobar consagraron este domingo a la noche el primer matrimonio igualitario religioso en Latinoamérica al dar el sí bajo el rito judío en una sinagoga del barrio porteño de Belgrano, a la que los invitados ingresaron bajo estrictas medidas de seguridad.

"Este es un día histórico y un sueño cumplido, la ceremonia fue realmente hermosa y más de lo que esperábamos, pudimos compartir el momento con nuestras familias, amigos y miembros de la Comunidad (judía)", dijo emocionada a Télam Romina a la salida de la ceremonia, que comenzó pasadas las 19 en el templo de la comunidad NCI-Emanu El, que integra la Red Fundación Judaica del rabino Sergio Bergman.

Vestida con pantalón y musculosa de seda blanca y un saco color marfil, Victoria coincidió y agregó: "Esperemos que muchas familias puedan dar este paso".

"Ojalá todos los que quieran hacerlo puedan formar una pareja y una familia judías como estamos haciendo nosotras hoy", completó Romina, que llevó un vestido largo en tono marfil con escote recamado en pailletes.

Las jóvenes, que llevaron un ramo de flores cada una, explicaron que más allá de la importancia simbólica de la celebración, la posibilidad de casarse "bajo la jupá” (palio nupcial) les permitirá también participar "plenamente" como familia de las distintas instituciones judías, sobre todo cuando tengan hijos.

"Cuando te casás te entregan un documento nupcial -la ketubah- que luego es requerido cuando tenés hijos, para demostrar que nacieron de un matrimonio judío" y así poder inscribirlos en establecimientos educativos de la colectividad, ejemplificó.

Entre los invitados estaba María Rachid, quien consideró que el matrimonio de Vicky y Romina es "un paso hacia adelante muy importante".

"Que una religión como la judía celebre este primer casamiento en América Latina es un reconocimiento muy importante para nuestras familias, y hoy vinimos a celebrar y compartir este momento con ellas", dijo a Télam la dirigente social del área de derechos humanos y del colectivo LGBT en Argentina.

Nacida en el seno de una familia judía conservadora, Romina había retornado hacía poco tiempo a la práctica religiosa cuando, hace siete años, conoció a Victoria, una católica no practicante de la que se enamoró y con la que cinco años más tarde contraería matrimonio civil.

Victoria "de a poco se fue interesando en lo que era el judaísmo, empezó a estudiar y después de casarnos, tomó la decisión de convertirse en el judaísmo”, contó.

"Entonces nos acercamos a la comunidad NCI-Emanu El, donde la rabina Karina Finkielsztein nos abrió las puertas y nos dio la posibilidad, luego de que Vicky terminara con el proceso de conversión, de trabajar para la aprobación del matrimonio igualitario dentro del templo”, explicó.

Aún sin unanimidad

La homosexualidad es un debate aún no saldado dentro del judaísmo, porque mientras los ortodoxos la siguen considerando un pecado, las ramas conservadora y reformista hicieron avances importantes en el camino de la inclusión.

Así, el 6 de diciembre de 2006 el Committee on Jewish Law and Standards del movimiento conservador aceptaba como parte de la "halajá" (recopilación de leyes, costumbres y tradiciones judías) la ordenación de rabinos y rabinas homosexuales y el matrimonio entre personas del mismo sexo, dejando a criterio de cada sinagoga el incorporarlo en su comunidad.

En ese camino, el pasado 21 de marzo la Asamblea de la Comunidad NCI-Emanu El de la Ciudad de Buenos Aires aprobó por unanimidad la adhesión a la Responsa (norma judaica) del Committee of Jewish Law and Standards de la Asamblea Rabínica del Movimiento Conservador, dejando allanado el sendero para el casamiento religioso de Romina y Victoria.

Por su parte el director ejecutivo de la Fundación Judaica, Eddy Huberman, calificó la decisión de la Comunidad Emanu El como “un paso necesario para garantizar los mismos derechos a todos los miembros de la comunidad”.

"En la participación comunitaria no había restricciones, pero todavía no se había realizado un casamiento igualitario en una sinagoga y estamos muy orgullosos de ser parte de ser parte del primero”, dijo.

Y completó: "Es un paso histórico el que se está dando porque poder pasar por el matrimonio judío es incluir de verdad y a partir de esto, otras comunidades que no se han animado, van a poder sumarse”.

Fuente: Télam

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo

0

Detienen a conductor que circulaba sin una rueda

El municipio remitió casi 60 vehículos al corralón entre el jueves y el domingo. Entre los procedimientos, un hombre quedó detenido, ya que que iba en su auto sin un neumático, sacando chispazos en la calle
Ver mas