Lo más importante

Sabio el dicho: "Perro ladrador, poco mordedor"

Después de un rato ladrando como un loco al pobre gato, en cuanto el felino se decidió a avanzar, el can huyó despavorido y gritando del miedo. Tanto para tan poco.
0 Comentarios
0 Comentarios

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo