Santa Fe adhirió a la ley nacional de parto respetado

El Senado aprobó un proyecto de Alicia Gutiérrez que contó con un gran impulso de ONGs. La norma regula los derechos de las madres y sus hijas e hijos durante el proceso del embarazo y el nacimiento

     Comentarios
     Comentarios

La Cámara de Senadores de la provincia dio sanción definitiva este jueves al proyecto de adhesión de Santa Fe a la ley nacional de parto respetado, que regula todos los derechos de las madres y sus hijas e hijos durante el proceso del embarazo y el nacimiento.

La iniciativa fue presentada por la diputada provincial Alicia Gutiérrez, del Frente Progresista, y contó con un fuerte impulso de organizaciones no gubernamentales (ONG), que celebraron la noticia.

La aprobación en la Legislatura santafesina se concretó por la tarde y fue adelantada a Rosario3.com por la abogada Paula Carello, asesora legal de la ONG “El parto es nuestro” y también punto focal en la Argentina de Human Rights in Childbirth.

Carello celebró la adhesión y espera “que sirva para motivar la adhesión de otras provincias” para que pueda regir en todo el país esta importante ley. También destacó la labor del senador provincial Danilo Capitani, presidente de la Comisión de Salud en la Cámara alta, para priorizar el tratamiento, así como de Cristina Berra, de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

Una ley clave para madres e hijos

La ley nacional 25.929, denominada de Parto Respetado y que desde ahora rige también en Santa Fe, legisla sobre los derechos de las madres y sus hijas e hijos durante el proceso del embarazo y del parto.

La normativa tiene como objetivo garantizar a las mujeres, en el momento de dar a luz, el respeto a sus creencias étnicas y culturales, el cuidado de su intimidad, el derecho a un trato digno y a expresarse libremente, como así también el acompañamiento de la pareja, madre o persona de confianza durante todo el preparto, parto y posparto.

Al mismo tiempo, busca erradicar de los servicios de salud, tanto públicos como privados, ciertas prácticas o costumbres de la atención durante el embarazo, el parto o el posparto que violentan a la mujer.

“Celebramos que finalmente podamos contar con esta ley que apunta a considerar al parto no sólo como un hecho natural, sino también social. Esto implica que hay que tener en cuenta, además de los aspectos biológicos, los valores, la ideología y creencias de las mujeres. Significa un avance en materia de reconocimiento de los derechos de las embarazadas y respecto a la salud sexual y reproductiva de las mujeres”, destacó la diputada Gutiérrez tras la adhesión.

La legisladora, que además es presidenta de la Red de Mujeres Parlamentarias de las Américas, reclamó en ese sentido: “Es necesario que a través de la formación profesional y la capacitación del personal de salud y administrativo podamos avanzar en el respeto de los derechos de las mujeres y en la eliminación de la violencia obstétrica”.

Finalmente, subrayó la concepción de que la lactancia y el momento del parto son fundamentales no sólo para la salud del bebé, sino también para el desarrollo de su inteligencia y su posterior capacidad de relacionarse y vincularse con la sociedad.

Además, la ley de Parto Respetado reconoce a la mujer los siguientes derechos: a recibir un trato digno y respetuoso, de modo individual y personalizado; a ser considerada como persona sana; a ser informada de todas las intervenciones médicas planeadas para poder decidir libremente, como así también de la evolución del parto y del estado de su bebé; a tener a su hijo a su lado durante toda la permanencia en el establecimiento sanitario, entre otros.

Comentarios