Lo más importante

Sociedad sana y respetada

0 Comentarios
0 Comentarios

El Ministerio de Salud a través de la Dirección por la Salud en la Niñez, Adolescencia, Sexual y Reproductiva, brindó reflexiones en adhesión a la “Semana Mundial por el parto respetado”, conmemorativo cada año.

No es de menor importancia puntualizar sobre las causas que muchas veces esta maternidad se encuentra amenazada por diferentes factores: la marginalidad, abuso y agresión, ya sea  en la niñez como en la adolescencia.

Ese respeto se ve manifestado no solo en la maternidad, sino además en nuestras futuras generaciones.

Según UNICEF, “275 millones de niños sufren distintos tipos de violencia y maltrato”.

Como resultado de una investigación respecto al maltrato infantil, hay aspectos a tener en cuenta:

1)        Analizar cuáles son los factores más importantes que hace que se produzca el maltrato infantil en las familias.

2)        Descubrir cuáles son las consecuencias que muestra un niño cuando es maltratado física, mental y emocionalmente.

3)        Identificar cuáles son los efectos que tiene un niño que ha sido maltratado por su grupo familiar y/o la sociedad.

El maltrato infantil se subdivide en dos grupos: Pasivo y Activo.

Pasivo: Comprende el abandono físico, que ocurre cuando las necesidades físicas básicas del menor no son atendidas por ningún miembro del grupo que convive con él. También comprende el abandono emocional que consiste en la falta de respuesta a las necesidades de contacto físico y caricias y la indiferencia frente a los estados anímicos del menor.

Activo: Comprende el abuso físico que consiste en cualquier acción no accidental por los padres o cuidadores que provoquen daño físico o  enfermedad al menor. La intensidad puede variar desde una contusión leve hasta una lesión mortal. También comprende el abuso sexual, que consiste en cualquier tipo de contacto sexual con un menor por parte de un familiar, tutor o cualquier otro adulto. http://200.21.104.25/grume/investigacion/Documentos/Maltrato%20infantil2.pdf

Un ambiente hostil, la soledad, falta de afecto, la carencia de educación y valores es lo que en apariencia da a entender que hay una sociedad enferma y necesitada de curación.

¿Cómo podemos asistir espiritualmente al hambre  y vacío espiritual?

Desde cada lugar se puede hacer mucho por una sociedad anhelante de respuestas prácticas.

A medida que entendamos que no somos seres aislados, sino que conformamos un todo como parte del Todo que es Dios, veremos que la creación espiritual puede manifestarse en los distintos medios de la sociedad, de manera más armoniosa, más auténtica y saludable.

Mary Baker Eddy descubriendo la naturaleza espiritual del ser, dejó señalado en Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras: “Lo bueno en los afectos humanos ha de tener predominio sobre lo malo, y lo espiritual sobre lo animal, pues de lo contrario, nunca se alcanzará la felicidad.

Los hijos de padres de mente espiritualizada heredan más intelecto, mentes más equilibradas y constituciones más sanas”

Si cada uno en particular es capaz de brindar apoyo y solidaridad en su entorno, sea familiar, vecino conocido o no conocido, sólidos valores se implantarán en la sociedad para que predominen la belleza, la alegría de un rostro satisfecho, la inocencia y pureza que deben caracterizar a la niñez y juventud. 

Una juventud que demuestre que la salud no depende de factores materiales sino espirituales, provenientes de la Mente única.

El pensamiento está cambiando a nuevas y eficaces concepciones. Una alternativa que está al alcance de todos.

No es una tarea fácil pero tampoco imposible.  Cuántos beneficios pueden recoger nuestras generaciones presentes y futuras, con esta nueva actitud como ciudadanos, como padres y educadores.

 

 

Elizabeth integra el Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Argentina.

Twitter: @elisantangelo1

Argentina@compub.org

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo