"Este teléfono es robado", el mensaje tiene el sonido de un grito y funciona como una especie de alerta para dar aviso que el celular que la persona lleva consigo no le pertenece.

 

Expertos en seguridad diseñaron un sistema que activa un chillido de alta frecuencia en un teléfono móvil cuando éste es robado.

 

El servicio también está diseñado para prevenir que los ladrones usen los teléfonos robados y accedan a los datos del mismo.

 

Mediante este nuevo sistema, denominado Remote XT, una vez que se ha comunicado la pérdida o el robo del móvil, se envía una señal que hace que el aparato active una alarma similar a un grito.

 

Además, el móvil queda automáticamente inutilizado y desaparecen los números de la lista de contactos, los mensajes y las fotos.

 

El servicio que por el momento sólo se ofrecerá en el Reino Unido, tendrá un costo de 10 libras (unos 15 euros) mensuales.