La reacción no se hizo esperar, en cuestión de horas los asiduos concurrentes del bar La Buena Medida instrumentaron una iniciativa tendiente a frenar la remodelación del mítico lugar. Unidos por el mismo dolor, los clientes, pensaron en activar una cadena de mails para que la gente exprese su opinión acerca del futuro del lugar y hacerle llegar el conjunto de mails a los concejales de la ciudad. Las direcciones de correo son: [email protected] y [email protected].

En diálogo con Radio2, Gustavo Fernetti, unos de los impulsores de la movida, explicó: “Queremos que se considere la historia del bar en forma conjunta. Conseguir la apoyatura institucional de los representantes de la ciudad para que se mantenga el espíritu”. Luego, resumió: “Quizás pueda ser una nueva Buena Medida que retenga la anterior, no como pasó con El Cairo que ahora es otro bar”.

La idea es reunir las diversas opiniones a través del correo electrónico y presentarlas al Concejo para que puedan construir una norma que proteja al bar de una remodelación extrema. “La Buena Medida es el primer bar que fui en mi vida, donde a los quince iba cuando me hacía la chupina, pero tiene su propia historia, vivió el Rosariazo, fue un lugar de complicidad y de romance”, manifestó Fernetti con evidente nostalgia.

Desde el viernes pasado, cuando a través de Rosario3.com se conoció que la Buena Medida bajaría sus persianas para renacer como un bar remozado y acorde a los gustos de la moda, muchos lectores enviaron su parecer al respecto. Por ejemplo, María Teresa Vallet escribió: “Ante la noticia que en el día de hoy, viernes 19 de enero se filtró por los medios radiales, los habitantes de Rosario y muy especialmente sus vecinos deberíamos armar algunas pronta protesta a lo que se quiere hacer con este bar tan emblemático. Habría que organizarse como con el Cine El Cairo, no es posible que Rosario vaya perdiendo sus bares, sus confiterías, sus cines, sus edificios y nadie haga algo por ellos. ¿Armamos una cruzada?”.

Otro mensaje fue el de Mirti, que expresaba a través de un mail: “¡Se lo va extrañar! No, que tristeza, ¿cómo me van a cerrar la Buena Medida, a donde conseguir un familiar ltm (asi lo anuncian, lechuga tomate mayonesa), y un porrón negro bien helado sin la necesidad de la frappera, y el boxeo de los sábados a la noche de Space, y en mi caso, poder compartir todo esto con el mejor hombre en un lugar tan simple como uno”.