Cada vez son más los propietarios que deciden sacar sus propiedades del mercado locatario para ponerlos a la venta, lo que afecta, a su vez la oferta y valores de los alquileres. Esto detectaron desde el Colegio Corredores Inmobiliarios Rosario, que advirtieron que, finalmente, la tan ansiada Ley de Alquileres terminó perjudicando tanto a propietarios como a inquilinos.

La ley fue sumamente equitativa, perjudicó a las dos partes –sostuvo Andrés Gariboldi, del Colegio de Corredores, en contacto con el programa Radiópolis, que conduce Roberto Caferra por Radio 2–. Ha sido negativa, tanto para el inquilino como los propietarios”.

Con la posibilidad de una solo actualización anual, contratos más largos y un contexto inflacionario alto y de gran incertidumbre, muchos propietarios pasaron de alquilar sus inmuebles a ofrecerlos para la venta.

Así, –explicó Gariboldi– los departamentos disponibles de 1 y 2 dormitorios se alquilan en no más de 25 días, porque la demanda es mucha y la oferta poca.

En el caso de la oferta para la compra, ocurre al revés: hay mucha, pero poca demanda. Sólo quedan los consumidores finales: familias que necesitan espacios más grandes, o matrimonios que deben separar bienes, por ejemplo.

“Lo que ha desaparecido es el inversor, el que compra para destinarlo al mercado locativo o refugiaba un dinero en ladrillo, ese cliente está expectante al contexto económico, político y de seguridad jurídica. No toma decisiones ahora”, apuntó.