Lee Redmond, la mujer que fue récord Guinness por tener las uñas más largas del mundo, reveló en una entrevista la espantosa forma en la que las perdió. Un terrible accidente automovilístico acabó con el atractivo de la reconocida como “La dama de las uñas”.

Redmond no se cortaba las uñas desde 1979, lo que la llevó a obtener el registro más grande del mundo para una mujer, al conseguir que las uñas de ambas manos midieran 8,65 metros en total, cifra que la hizo convertirse en la merecedora del Guinness.

Las uñas más largas

“Fue sólo un desafío para mi ver cuán lejos llegarían antes de que comenzaran a deformarse. Seguía fijando fechas y fechas en que iba a cortarlas y simplemente no podía hacerlo. Es extraño cómo se vuelven parte de ti”, señaló Redmond.

Pero un trágico hecho acabaría con estas inusuales uñas. Lee, oriunda de Salt Lake City, en el Estado de Utah, Estados Unidos, estaba sentada en el asiento del acompañante cuando el auto en el que viajaba chocó contra otros vehículos, por lo que salió expulsada a la calzada.

Desde el 79 no se cortaba las uñas

“Lo primero que vi fue una uña y empecé a llorar”, expresó Redmond, sobre los instantes después de que recobró el conocimiento. Además, explicó a un testigo del accidente el récord que había alcanzado, para luego darse vuelta y juntar todas las piezas de uñas. En la actualidad, Lee conserva estos restos en una bolsa de plástico para así poder recordar los tiempos en los que sus uñas eran un récord mundial.

Además, después del trágico accidente, Redmond sumerge sus uñas en aceite de oliva tibio y usa botellas de fortalecedor y abrillantador para mantenerlas en óptimas condiciones, según publicó Crónica.