La Justicia italiana sentenció a ocho meses de prisión a los argentinos Mauricio Pineda y Mauro Navas por el caso de los pasaportes falsos que se reabrió en mayo de 2004. El juez de Roma Enrico Galluci decidió por su prate absolver a Gustavo Bartelt, al brasileño Cafú, al presidente de la Roma, Franco Sensi, a Jorge "Polo" Quinteros y a Celso Ayala, debido a que no existían pruebas del presunto delito, informó el magistrado.El caso había sido reabierto en los últimos días. Ayer, el fiscal Antonello Racanelli había pedido que todos ellos sean condenados a una pena de entre ocho y diez meses de cárcel, acusados de falsificar documentos. Además de los dos jugadores, ex Udinese, fueron condenados el padre de Bartelt, Oscar, a un año de prisión aunque con la pena en suspenso, la traductora argentina Maria Elena Tedaldi, condenada a dos años y seis meses de reclusión y el empleado del Consulado italiano en San Isidro, Gabriele Graco, a dos años y tres meses. En tanto, el juez Galluci consideró inocente a la esposa de Cafú, Regina Feliciano de Morales, para la que el fiscal había pedido nueve meses de cárcel por su supuesta complicidad en los hechos, también a tres funcionarios del ayuntamiento de Roma acusados de lo mismo, al abogado Cristoforo Colombo y a la secretaria del Roma Rosangela Monteiro, así también como a todos los funcionarios previamente acusados por el fiscal, por no haber cometido el delito, informaron los medios locales.