Caso 1. A Marcelo lo despiden de su trabajo. Pasan los meses y no consigue otro. Su matrimonio se daña, se pelea con su mujer y ella se va con los hijos de la casa que comparten en el macrocentro. Él se queda solo, sin ingresos y no puede pagar el alquiler. Caso 2. Claudio, un comerciante de zona sur, vende cada vez menos. No encuentra salida, sus costos siguen en alza y decide cerrar. Va la inmobiliaria y le comunica que no puede seguir con el contrato pero pide “paciencia” para terminar de abonar su parte. La dueña de la pequeña inmobiliaria céntrica de Rosario lo entiende: acaba de echar a su única empleada.

Los tres casos de ese escenario son reales y pusieron a la misma corredora local en aprietos. No son los únicos. José Ellena, presidente de Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros), afirmó a Rosario3.com que la morosidad casi se duplicó en los últimos meses como consecuencia de la crisis económica.

El titular de Ellena Inmobiliaria estimó que la cantidad de inquilinos que no pueden pagar sus cuotas a principios de mes creció de un 3 por ciento a un 5 por ciento, más de un 60 por ciento en ese comercio, en el último trimestre.

Ese indicador implica que las dificultades para el bolsillo de los rosarinos no son nuevas. La escala ascendente de la crisis del inquilino es la siguiente: primero deja de pagar los impuestos, después las expensas, más tarde el alquiler y por últimos los servicios, cuando ya no tiene capacidad de sostenerse.

“Curso de desalojo”

En ese contexto, Cadeiros lanzó este mes un “Curso de desalojo inmobiliario” con un 20 por ciento de descuento para sus socios. Según Ellena, ese espacio forma parte de las capacitaciones habituales y no responde a la coyuntura.

“El curso es una coincidencia. Es una herramienta más. El juicio de desalojo es muy largo y oneroso y no le conviene a nadie. Nosotros siempre buscamos llegar a un acuerdo con el inquilino y proponerle un plan de pago al propietario”, expresó Ellena.

La formación está dirigida “especialmente a los corredores inmobiliarios” que es “el primer referente consultado ante un incumplimiento de un inquilino” cuando no puede pagar el alquiler, entre otras causas.

La capacitación corresponde a "Altos Estudios Inmobiliarios" y está a cargo de Enrique Abatti, abogado especializado en derecho inmobiliario, presidente de la Cámara de Propietarios de la República Argentina.

Los principios del taller consideran que el corredor se ha convertido en un “médico de una sala de primeros auxilios” y ofrece herramientas para que “puedan dar una respuesta fácil y efectiva”. Sobre todo, reconoce, “deben entender el mecanismo de un desalojo para darle tranquilidad a su principal cliente que es el locador, el dueño del inmueble”.

Ni desalojo, ni exprés

Desde la Concejalía Popular, Nire Roldán señaló que los casos de desalojo de inmuebles no son un problema importante en el mercado inmobiliario. De todos los conflictos que se judicializan, no más del 1,5 por ciento corresponde a esa figura.

“La mayoría de los problemas se resuelven con acuerdos. Este no es un problema real, es una demanda corporativa de las Cámaras Inmobiliarias que buscan crear un instrumento que se llama «desalojo exprés» a la nueva ley de alquileres”, señaló Roldán a Rosario3.com.

El ex concejal de Rosario aseguró que las inmobiliarias buscan esa figura legal para que “si alguien no paga dos meses presentan la demanda y a los 45 días los tenés desalojados”. Remarcó que la modalidad exprés "es una cosa tremenda que funciona en otros países con otro órdenes jurídicos" y otras garantías.

“El desalojo y el remate son instrumentos jurídicos de la época del imperio romano que tiende a desaparecer mediante instrumentos más modernos, como acuerdos de partes o mediaciones. Solo cuando hay un acto jurídico doloso (voluntad maliciosa de engañar) se debe judicializar”, añadió.

Para Roldán, el “juicio de desalojo” auspiciado por Cadeiros “es sorprendente” y refleja un interés corporativo.

"Todas las demandas del sector son muy raras, que no tienen que ver con el problema del alquiler hoy. El otro tema que impulsan es formar un instituto pero que la información la provean los colegios de corredores. El Estado debe estar por encima de las corporaciones, ¿cómo va a ser el colegio de corredores el que haga el registro?”, dijo el titular de la Concejalía Popular y añadió: “Ellos se ponen como si fueran neutros cuando representan centralmente al propietario, en la presentación de este curso lo dicen; a confesión de parte, relevo de pruebas”.

Más información

Los inquilinos ya gastan el 45% de sus ingresos en pagar el alquiler

A fuego lento, se cocina un nuevo aumento de gas