Lo más importante

El sub 20 perdió con Ghana y comprometió su futuro

El seleccionado cayó por 3 a 2 a falta de una fecha para el cierre del Grupo B del Mundial que se juega en Nueva Zelanda

0 Comentarios
0 Comentarios

Argentina, pese a su reacción en el final del partido, sufrió en la mañana de este martes una derrota inapelable ante Ghana por 3 a 2 y comprometió su futuro en el Mundial Sub 20 de Nueva Zelanda a falta de una sola fecha para el cierre del Grupo B.

En el estadio Westpac de la capital Wellington, los africanos se impusieron por la segunda fecha con goles de Benjamin Tetteh (44m.PT), Clifford Aboagye (14m.ST) y Yaw Yeboah (24m.ST), de penal. Los delanteros Giovanni Simeone y Emiliano Buendía descontaron a los 35 y 45 minutos del segundo tiempo.

El seleccionado argentino, máximo campeón de la categoría con seis títulos (1979, 1995, 1997, 2001, 2005 y 2007), deberá indefectiblemente ganar su último compromiso de la primera ronda ante Austria en la madrugada del próximo viernes (1.00) para clasificarse a octavos de final como primero, segundo o uno de los cuatro mejores terceros.

Ghana, campeón mundial sub 20 en 2009, lidera la zona con 4 puntos; los austríacos, que hoy vencieron a Panamá (2-1), tienen las mismas unidades pero con menos goles a favor; Argentina aparece tercero con un punto y Panamá, último también con 1 pero con un tanto menos en su haber.

El equipo de Humberto Grondona la pasó decididamente mal durante el primer tiempo del partido que enfrentó a los finalistas del Mundial 2001. Articulado desde el centro del campo por el jugador del Cagliari italiano Godfred Donsah, de gran claridad conceptual, Ghana se plantó como dominador del juego y desniveló por los costados con la potencia física de sus marcadores y mediocampistas laterales.

Cada vez que uno de ellos rompía la contención de Leonardo Rolón por derecha o Lucas Suárez por la izquierda, la línea defensiva de tres hombres quedaba desequilibrada y, en efecto, el arco "albiceleste" corría serios riesgos de vulnerabilidad.

Augusto Batalla estuvo a los revolcones ya desde el comienzo del encuentro. Neutralizó llegadas francas al área de los atacantes ghaneses, conjuró algunos cabezazos y también resolvió disparos de media distancia, pero no pudo evitar la caída de su valla a los 44 minutos cuando un disparo de Benjamin Tetteh lo descolcó tras un roce en Rolón, que llegó tarde a un cierre para asistir a una zaga desacomodada.

La apertura del marcador fue una consecuencia lógica del desarrollo de la primera mitad, en la que Argentina nunca logró hacerse de la tenencia de la pelota y tuvo apenas dos llegadas (muy claras).
La primera fue a los 24 en los pies de Andrés Cubas, que llegó a posición de delantero en una contra, recibió una excelente habilitación de Angel Correa, enganchó para desairar a un marcador y definió débil con la derecha.

Dos minutos después, en una acción similar, Correa apareció lanzado en el área, hizo una pausa y levantó su remate por encima del travesaño.

El mejor tramo del partido para Argentina sucedió al comenzar el segundo período, no como consecuencia del juego, sino por la disposición de dos chances para igualar por la vía aérea. Antes del minuto, Simeone lo tuvo en el área menor y a los 4 Rodrigo Moreira hizo luciar al arquero Lawrence Ati luego de la ejecución de una pelota parada.

Con la intención de capitalizar ese lapso favorable, Grondona ordenó de inmediato el ingreso de Cristian Espinoza para ganar mayor desborde por izquierda, pues en la derecha Rolón mostraba la profundidad que no tuvo en el primer tiempo.

El partido quedó entonces planteado con Argentina en campo rival, dedicada a la elaboración paciente de una ocasión de gol, y Ghana agazapado para lastimar de contragolpe, algo que logró con notable eficacia, en su primera oportunidad del complemento.

Como sucedió la fecha anterior ante Panamá (2-2), el equipo de Grondona quedó expuesto tras perder una pelota desplegado en ofensiva y los africanos pusieron a Aboadye cara a cara con Batalla para la conquista del segundo gol con una definición precisa.

Fue un tremendo golpe anímico para el conjunto "albiceleste", que al rato sufrió la tercera caída de su valla cuando Facundo Monteseirín cometió un penal bien sancionado por el árbitro serbio Iván Bebek.

El ingreso de Alejandro Romero Gamarra por Rolón fue el último manotazo del entrenador y ciertamente rescató de manera parcial al equipo, puesto que brindó algo de lucidez en medio de una gran confusión por el resultado inesperado.

Así, en los diez minutos finales, Argentina llegó dos veces al descuento, primero con un tanto de Simeone tras el único error del arquero ghanés en el partido y luego con un tiro del ingresado Buendía en una jugada confusa dentro del área.

El 2-3 generó esperanzas para la hazaña en el descuento, aunque fue Ghana el que estuvo más cerca del cuarto gol. La reacción argentina fue meritoria pero no alcanzó a disimular las falencias de una estructura descompensada, que deberá recomponerse ante Austria para no destruir el sueño de la séptima estrella en la fase inicial del Mundial. 

Fuente: Télam

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo