El programa de Familias solidarias volvió a ser cuestionado y puesto en debate tras conocerse, en las últimas horas dos nuevas situaciones de adultos que tras tener en guarda temporal a niños, pretender adoptarlos sin suerte. En este marco, desde la organización Padres adoptivos en espera, pidieron priorizar los intereses y derechos de los menores atendiendo con respeto los alcances de las leyes que rigen al respecto.

Este jueves, un matrimonio que forma parte del programa Familias solidarias denunció que el bebé de 16 meses que vivía con ellos desde los primeros días de vida, fue separado de su custodia “como un ladrón”. Gustavo, el padre, habló en el programa Pegando la vuelta (Radio 2) en el que criticó que desde el área de Niñez "toman el caso como un contrato de alquiler. El programa no lo desvirtuamos nosotros al querer adoptar sino el estado al pasarse del plazo".

En tanto, este viernes en Radiópolis, el programa de Roberto Caferra en Radio 2, María Laura Etchezuri, compartió su experiencia como Familia solidaria. Según refirió, tomó en guarda provisoria a una niñita de 14 meses con patología gastrointestinal: “Yo siempre supe que era temporario y lo asumí pero empecé a pensar en la nena y me presenté como guarda preadoptiva”, confió, al adveritr que la niña reaccionaba negativamente a las intervenciones tendientes a retirarla de la casa. “A partir de pretender adoptarla la gente de Niñez nunca más vino a ver a la nena y pasaron tres meses. Me citaron en el Tribunal y tuve una audiencia en la que casi no se me permitió hablar porque me dijeron que no era parte del proceso”, agregó.

“Yo creía que era un tema mío (sentir a la niña como una hija y por lo tanto, querer adoptarla) que iba a tener que resolver en terapia pero no, la nena me estaba diciendo con su lenaguaje que ella sentía lo mismo que yo”, continuó. María Laura no pudo avanzar en su deseo de adoptar a la beba: “Entiendo el sentido de la ley pero a mí me trataron de apropiadora de menores. Lo que menos les interesa son los chicos”, se quejó contra el gobierno provincial al que acusó, al igual que en los otros casos, de no respetar los plazos establecidos de tenencia de los chicos.

Según mencionó, tampoco pudo acercarse a la familia que va a hacerse cargo de la nena: “Quiero verla para decirle que no la abandoné, necesito que sepa que no estoy para ella”, remarcó al borde de la emoción.

A continuación, fue entrevistada Karina Duvnjak de Padres adoptivos es espera, quien advirtió sobre la existencia de “una movida mediática en la que se distorcionan los datos” en relación al sistema provisorio de tenencia. Según su postura “las separaciones no son traumáticas para los chicos –y apuntó–aunque entiendo que uno se confunde pero como adultos tienen que hacer terapia y ponerse a disposición de los niños”. “Hay miles de historias de Familias solidarias y se puede. Hay que tener en cuenta las necesidades de los niños y es el Estado el que interviene”, sumó.

“En nombre del amor como adulto debo respetar los derechos de ese niño, no podemos seguir dando lugar a los reclamos del adulto. Hay un tironeo de niños que no tendría que existir”, consideró y aclaró que el programa Familia Solidaria es una instancia provisoria y que los adultos que participan están al tanto de esto. “Entiendo que hay medidas vencidas pero tampoco tengamos intolerancia de decir “te pasaste dos meses ahora el nene es mío”. No es que haya un abandono del Estado sino que se pueden generar demoras”.

Finalmente, observó: “Entiendo el dolor de esas personas porque los chicos siempre hacen un vínculo con estas familias pero hay que respetar sus derechos”.

Más información

Dolor de una familia solidaria: la justicia les quitó un bebé tras 16 meses