Según un relevamiento de la Subsecretaría de Vinculación Social e Inclusión Educativa de la UBA, en villas porteñas hay al menos 500 jóvenes que estudian en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y 300 que quieren ingresar a la misma. Para incentivarlos, crearon el Plan de Inclusión Social Padre Carlos Mugica: becas y tutorías para varones y mujeres de entre 18 y 30 años que viven en barrios precarios del área metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Basándose en el censo nacional de 2010, en asentamientos informales de la Ciudad, viven entre 12 y 20 mil jóvenes de entre 20 y 29 años con estudios secundarios completos. Así, surge la necesidad de crear una política activa que facilite mecanismos de acceso a la carrera universitaria, ya que los números no son alentadores para sectores populares.

Los beneficiarios del plan recibirán $1500 mensuales durante 10 meses, entre marzo y diciembre, y podrán renovarlo anualmente mientras sigan cursando y mantengan un promedio de no menor a 4. Asimismo, tendrán la posibilidad de participar en un programa de tutorías, donde se les asignará un consejero de estudios que lo orientará y responderá sus dudas.

Además de los ciudadanos argentinos nativos, los extranjeros naturalizados y con residencia permanente o temporaria también son candidatos elegibles. En el caso de estos últimos, deberán certificar que poseen arraigo laboral o familiar o que finalizaron sus estudios secundarios en el país.

Más información: Joaquín Cara, responsable de la Subsecretaría de Vinculación Social e Inclusión Educativa de la UBA - [email protected] - 5285-5772/73.