Lo más importante

La dieta del paciente en hemodiálisis

Es preciso que los enfermos renales tengan en cuenta algunas cuestiones respecto de su dieta diaria a fin de mejorar la calidad de vida
0 Comentarios
0 Comentarios

La hemodiálisis es un proceso de eliminación de toxinas y exceso de fluidos de la sangre y los tejidos haciendo circular de forma continua la sangre a través de un filtro. El filtro, conocido como dializador o riñón artificial, se utiliza con una máquina que hace las funciones del riñón. La cantidad de sangre que circula en un momento a través del dializador es menos de la que cabría en una taza. 

Es preciso que los enfermos renales tengan en cuenta algunas cuestiones respecto de su dieta diaria a fin de mejorar la calidad de vida.

Generalmente la dieta es alta en proteínas para evitar la desnutrición, baja en sal, fósforo, potasio y se restringen los líquidos. Entonces se deberá:

- Controlar la ingesta de agua y líquidos a diario, con un control estricto de lo que se bebe y lo que se elimina ya sea por orina residual, o en el proceso de diálisis.
- Evitar el consumo de sal.
- Adaptar los horarios de la comida al tratamiento. No comer en exceso antes de la diálisis, porque puede producir bajadas de tensión.
- Comer lentamente y masticar bien.
- Preparar los alimentos en pequeñas porciones servirá para controlar lo que se come.
- Cuidar la higiene bucal ayuda a combatir la sensación de sed, así como tomar un cubito de hielo en lugar de un vaso de agua, la sensación de frío disminuye la sed, así como caramelos sin azúcar para aumentar la salivación y beber menos líquidos.

Es conveniente evitar estos alimentos:
- Leche en polvo.
- Grano de soja, Harina de soja.
- Carnes y pescados salados y ahumados.
- Concentrados de pescados y carnes.
- Frutos secos.
- Cacao, chocolate, helados.
- Sales de régimen, ketchup.
- Materias grasas saladas como panceta y manteca.
- Cereales y harinas refinadas.
- Sopas de sobre.

Verduras

Las verduras y hortalizas tienen un alto contenido en potasio, por lo que antes de consumirlas hay que ponerlas a remojo y aplicarles un proceso de doble cocción. El proceso es el siguiente:

- Trozar la verdura.
- Ponerla a remojo entre 12 y 24 horas, cambiando varias veces el agua.
- Retirarlas del remojo y ponerlas a cocer con abundante agua nueva.
- Cuando rompa a hervir se retiran de esa agua y se ponen de nuevo a cocer en otra agua nueva (mejor si está previamente hervida).
- Cuando estén cocinadas se desechará el agua de la cocción escurriendo bien la verdura.
Las verduras congeladas tienen menos potasio, y todavía pierden más si se dejan descongelar a temperatura ambiente.

No se debe consumir el jugo de las verduras en conserva ya que es ahí donde se acumula el potasio que la verdura pierde en el proceso de conservación.

Frutas

La fruta cocida tiene la mitad de potasio que la fruta fresca (compota de manzana). Se deberá escurrir bien y no se tomará su almíbar. Como norma, se comerán dos piezas de fruta como máximo al día, preferentemente manzana y/o pera.

 

Fuente: friat.es

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo