La odisea de Marianela: cronología de un caso con demasiados grises

Una chica en bicicleta es brutalmente atropellada. Un testigo hace una denuncia. El fiscal dice que nadie de la comisaría le avisó. Ella despierta, vive para contarlo. Su madre consigue una filmación tan clave como estremecedora. Nueve días después el conductor presenta un escrito. ¿Qué pasó en ese tiempo?

     Comentarios
     Comentarios

Martes 1º de enero, feriado. Una chica de 24 años nacida en Santa Cruz y que vive en Córdoba, andaba en bicicleta por calle Sarmiento a la altura del 3000 en la zona sur de Rosario.

9hs. - Comisaría 15ta de Sarmiento 4310: Se escribe el acta de procedimiento número 03/19 en la que un testigo afirma que siendo las 8.10hs de ese mismo día "en Sarmiento a la altura del 3068 ve a una persona de sexo femenino caída en la acera asfáltica".

Ese testigo asegura ante el oficial que le toma la declaración que "un automóvil color blanco marca Toyota Etios había embestido al femenino, la llamada Marianela Ojeda, de 24 años de edad, quien conducía una bicicleta de color negra. Este se da a la fuga, mientras ella quedó recostada en la cinta asfáltica boca arriba".

El acta sigue. El oficial escribe: "A posterior se le da aviso a la central operativa de lo sucedido solicitando la presencia del Sies, arribando el móvil 02, diagnosticando politraumatismo en ambas piernas, siendo trasladada para una mejor atención".

Mientras tanto, en Sarmiento al 3000 había quedado tirada en el piso Marianela. Se acercaron varios testigos, entre ellos un hombre que se quedó media hora en el lugar hasta que personal del Sies trabajó y se llevó a la joven. En todo ese tiempo no apareció el conductor, que según los dichos de su abogada, estaba a 200 metros "schockeado y sin haber tomado alcohol y ninguna sustancia" y que cuando regresó no había más nadie. "Si volvió tendría que estar filmado por la misma cámara que filmó el accidente", indicó este viernes a la madre de Marianela a Rosario3.com

19hs - Hospital de Emergencias Clemente Álvarez: Marianela estaba internada. A la habitación ingresa una mujer policía que se identifica como la suboficial Córdoba, cuenta la madre. Aún conmocionada por el hecho, Marianela le afirma que no recuerda nada de lo que pasó, que iba manejando y que despertó en el hospital. Le hacen firmar una declaración. La oficial se va.

Miércoles 2 de enero - A un centro territorial de denuncias de la ciudad acude el joven que conducía el Toyota Etios afirmando, según dichos de su abogada Jimena Temperini en El Tres, que "había chocado contra algo en Sarmiento al 3000, que no recuerda contra qué y que luego entró en un estado de shock. Hizo la denuncia y dejó los datos para que se comunicaran con él ante cualquier novedad".

La abogada agregó que también "por las dudas" hizo la denuncia en su seguro. Fue consultada para obtener copia de la denuncia en el centro territorial pero afirmó a Rosario3.com que "hasta la audiencia imputativa no la puedo mostrar, primero tiene que ingresar al legajo".

Jueves 3 de enero, 16hs - Comisaría 15ta: La madre de Marianela comienza a investigar lo ocurrido. Pregunta por la suboficial Córdoba, la mujer que le tomó declaración a su hija en el Heca el día del accidente por la tarde. Le dicen que no está, que vuelve a trabajar recién el sábado. Pide una constancia de lo que declaró su hija en el Heca, le dicen que no le pueden dar nada. Y le dan un certificado de actuaciones que confirma que el accidente ocurrió, pero en otra dirección: Sarmiento y Virasoro. Es decir, Sarmiento al 2800 y no en Sarmiento al 3000 entre Amenábar y Gaboto como declaró el testigo el día 1.

La madre de Marianela va a esa esquina, la de Sarmiento y Virasoro, una de los extremos del Centro de Justicia Penal, y pide filmaciones en todos los domicilios de la cuadra. Pierde tiempo. Le dieron una dirección que no era. Se va con las manos vacías.

Un gris más: el documento que le entregan a la madre ese día, afirma en su pie que "se dio intervención a la Fiscalía de Flagrancia de turno, mediante la nota Nro 14 en fecha 01/01/19". Pero el fiscal Marcelo Maximino, de esa unidad del Ministerio Público de la Acusación, afirmó el jueves 10 al mediodía que: "La causa me fue asignada el día 9, y nunca tuve conocimiento del hecho por una comunicación policial". Aclara que no todos los hechos se comunican el fiscal de turno, pero indica de forma contundente que "en este tipo de hechos la policía pone de inmediato en conocimiento al fiscal".

El certificado policial de actuaciones, con una dirección equivocada.

La historia sigue

Sábado 5 de enero, 17.30hs - Comisaría 15ta: Marianela, ya dada de alta, va con su madre a hacer la denuncia. La señora indica a Rosario3.com que el oficial que las atiende les dice que no es necesario hacer la denuncia porque la policía estaba actuando de oficio. 

"Fuimos a buscar a la oficial Córdoba, que supuestamente ese día ya volvía a trabajar. Nos dicen que no estaba, que la esperemos, que estaba por venir. Aparece un oficial, de apellido Gorosito, me dice que era él el que estaba llevando adelante el caso", indica la madre.

Segundos después, otro gris en la causa. Se abre una puerta y sale una mujer que dice ser la oficial Córdoba. Afirma que ella nunca estuvo en la causa, que nunca fue al Heca a hablar con Marianela. Marianela la ve y dice que nunca la había visto antes, no era la mujer que fue al hospital y que le hizo firmar algo. Se miran todos y nadie comprende. Nunca se supo quién fue la policía que le tomó declaración en el Heca. Ese documento por ahora no se lo conocer.

Ahi reciben la copia de lo que había declarado el testigo el día 1º de enero a las 9 de la mañana, afirmando que el hecho fue en Sarmiento al 3000. Hay un número de teléfono de esta persona, de nombre Maximiliano. Lo llaman. "El número no corresponde a un abonado en servicio", dice una operadora.

Sábado 5 de enero, 18.30hs. - Sarmiento al 3000: Una amiga de la familia de Marianela las lleva a recorrer el lugar donde fue el accidente. Ahi ven el estacionamiento, hablan con el empleado y les afirma que había que esperar al lunes a que el jefe diera el aval para entregarles las imágenes de la cámara de seguridad, que son las que se difundieron en El Tres.

Otro gris. En la esquina de Sarmiento y Gaboto hay una farmacia. La madre va a pedir la filmación de las cámaras de seguridad que supuestamente tomaron al Toyota Etios yéndose hacia el sur. Hacía tres horas habían reseteado la filmación. No quedaba registro. Le dijeron que las mandaron a resetear porque estaban mal configuradas. "Si no me daban otra dirección en la policía yo iba antes a la farmacia, cuando aún andaban las cámaras", se quejó la mamá.

El lunes le dan la cinta de la cámara del estacionamiento. Ahi vio la imagen más cruda pero la más real. Esa imagen era lo que necesitaba, la prueba de una atropello brutal. Tenía lo que hacía días estaba buscando después de que en la propia comisaría anotaran mal la dirección en una constancia. El resto ya se reflejó en los medios. 

Jueves 10 de enero: La abogada del conductor, cuya identidad no había sido revelada públicamente al cierre de esta bita, se presenta en Fiscalía. Dice que el muchacho le quiere pedir disculpas a Marianela, que vuelve a Córdoba. "Me decepcionó, me da un poco de vergüenza ajena, sus explicaciones son poco creíbles, me esperaba otro tipo de reacción más sincera", dijo ella. 

"Queremos que se caratule como homicidio culposo y no como accidente con imprudencia", rogó la madre. 

Pasaron diez días, ya quedarán muchas cosas sin aclararse: por ejemplo, el estado de conciencia que presentaba el conductor el 1º de enero a las 8.10.

Comentarios