Lo más importante

Lelio Zeno: “Estoy orgulloso del hijo que tengo”

El papá de Lichu celebró el alta médica de su hijo y confirmó que la médula transplantada ya está funcionando. Aseguró que el optimismo del joven es vital en su recuperación. Remarcó la buena disposición de la obra social de la Universidad de Rosario (UNR)
0 Comentarios
0 Comentarios

​El papá de Lisandro Zeno, el joven rosarino que fue sometido a un traspalnte de médula exitoso, celebró el alta médica y confirmó que el órgano que recibió ya está funcionando. Rescató la disposición y optimsimo del joven para su recuperación y también destacó a la obra social de la Universidad de Rosario (UNR) en la financiación del tratamiento.

El joven rosarino Lisandro "Lichu" Zeno recibió este domingo el alta médica tras el trasplante de médula ósea al que fue sometido en su lucha contra la leucemia. La noticia fue transmitida por el propio Lichu en su cuenta oficial de Twitter, donde se lo ve junto a su familia y su novia en una foto. Además, en su cuenta de Facebook, agregó: “Sabemos que esto es largo pero entre todos dimos un gran paso y por eso hay que festejar!”.

En diálogo con el programa Radiópolis (Radio 2), Lelio Zeno, aseguró que su hijo “está muy bien” y confirmó que “prendió la médula del donante brasileño –que no tenemos el gusto de conocer aún–y funciona, produciendo plaquetas y glóbulos. Lo sacamos del hospital a los dos días con muchísima felicidad”.

El 10 de septiembre pasado hicieron el trasplante en una clínica de Pilar. El donante fue un hombre brasileño, de 39 años, a quien le extrajeron lamédula ósea en San Pablo. El tratamiento permite que crezcan nuevas células madre en la médula.

Lichu se enteró de que tenía leucemia aguda el pasado 3 de noviembre. Desde allí, encabezó una campaña por la donación de médula, algo que incluso alentó el Papa Francisco.

“Estoy sumamente orgulloso del hijo que tengo que desencadenó el fervor por la donación. En Rosario se potenció 100 veces más la donación que el año pasado”, remarcó. También destacó su predisposición: “El factor psicológico es a veces más importante que el tratamiento, los que se bajonean ante la complejidad de la enfermedad son los que peor andan. El optimismo es muy importante para la medicina. Lisandro siempre tuvo polenta, desde el diagnóstico hasta el día que le dieron el alta”.

“Estoy orgulloso y agradecido”, ahondó y se refirió al desempeño de la obra social de la Universidad Nacional de Rosario (UNR)que aseguró estuvo a la altura de las circunstancias en el marco de una intervención que asciende al millón y medio de pesos.  

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo