Propuesta de juicio abreviado contra Ricardo Albertengo, acusado de matar a un policía

El imputado, que a finales de marzo denunció que le ofrecieron asesinar a un ex sargento en la cárcel de Piñero para recibir mejores condiciones de alojamiento, inició el proceso por el asesinato del agente Mauro Mansilla, ocurrido en marzo de 2016

     Comentarios
     Comentarios

La defensa de Ricardo Albertengo, acusado de matar de un balazo en la cabeza al policía Mauro Mansilla en marzo de 2016, y la Fiscalía presentaron este lunes en el Centro de Justicia Penal un procedimiento abreviado que será resuelto por el tribunal el próximo viernes. La expectativa de pena es de prisión perpetua

Albertengo, de 52 años, actualmente cumple una condena a 37 años de prisión por un homicidio. Este lunes empezó a ser juzgado por el homicidio del policía Mansilla, ocurrido el 16 de marzo de 2016 en Corrientes al 300, en pleno centro de Rosario.

La defensora pública Maricel Palais y el fiscal de Homicidios Dolosos Ademar Bianchini presentaron un juicio abreviado ante el tribunal integrado por Irma Bilotta, Ismael Manfrín y María Isabel Más Varela, que decidió a pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo viernes

Carta, propuesta criminal y denuncia

El pasado 28 de marzo el conductor de Radiópolis (Radio 2) Roberto Caferra contó que la pareja de Albertengo le hizo llegar una carta de puño y letra, donde el interno denunciaba que un agente del servicio penitenciario le ofreció matar al ex sargento Oscar Baigoría –procesado como miembro de la presunta banda narco también integrada por Luis Paz–. A cambio, según el preso, iba a recibir beneficios en el alojamiento penitenciario, ya que se encontraba en el buzón de resguardo.

El contenido de esa carta dada a conocer por Caferra luego se judicializó, cuando la pareja de Albertengo presentó una denuncia penal ante la Unidad Fiscal de Violencia Institucional por el delito de extorsión. Luego, Albertengo brindó una ampliación, con fecha del supuesto hecho y otros datos, como por ejemplo, que ese agente penitenciario le aseguró que en el buzón en el que estaba él –frente al de Baigoría– había dos cámaras de seguridad y que al menos una de ellas no funcionaba.

La fiscal Karina Bartocci recibió como respuesta del Servicio Penitenciario que "las cámaras estaban dañadas ese día y no pudieron registrar imágenes", según indicó la defensora Maricel Palais.

Comentarios