Quién es Alan Funes, eslabón clave en la saga criminal de principio de año

El joven de 19 años detenido este martes está acusado de haber matado la semana pasada a la hermana de "Tubi" Segovia. También se lo acusa de haber vengado la muerte de su madre con otro crimen. Es uno de los protagonistas de la guerra con los Caminos
     Comentarios
     Comentarios

Alan Funes tiene apenas 19 años pero es una cara conocida en la zona sur, donde se cree que disputa el negocio narco con los Caminos, sus enemigos jurados tras el crimen de su mamá. Este martes por la mañana fue detenido junto a su novia, Jorgelina, en una casa de Callao al 3900. Ambos están sospechados de haber matado la semana pasada a Marcela Díaz, la hermana de Ariel "Tubi" Segovia.

Sobre Funes pesa otra acusación: el crimen de Eugenio “Pupi” Solano, en aparente venganza por la muerte de su madre, Mariela Miranda. Pero el nombre de Alan trascendió el barrio hace poco, luego de que se conociera un video donde se lo ve a los tiros con una ametralladora pese a estar bajo arresto domiciliario. Una burla a la Justicia.

Esto fue durante las Fiestas. Su hermano Lautaro –mejor conocido como “Lamparita”– las pasó tras las rejas, en la cárcel de Piñero. Había sido detenido por la Policía Federal en septiembre de 2017 e imputado por 14 delitos de competencia provincial. Su otro hermano, Ulises, celebró Navidad en la calle. Serían sus últimos días. El 7 de enero lo asesinaron de forma brutal en Entre Ríos y Garay lo que disparó promesas de venganza de parte de Alan y "Lamparita" que amenazaron con "filas de muertos" en sus muros de Facebook.

"Se piensan que me quebraron matando a mi hermano. Saben que tengo ganas de salir a matar, que tengo más que antes. No saben que la guerra no terminó. La guerra va a terminar cuando los mate a todos, hasta la generación más chica. O me matan a mí. Estoy fuerte y de pie. Este año me voy y a ustedes les falta más. Hermano, sabés que a tu muerte la voy a vengar y después que pague como tenga que pagar, no me importa, pero me la van a pagar. Siempre te voy a recordar, gordito", había escrito Lautaro desde Piñero. Luego lo trasladaron a Coronda, desde donde pidió el traslado por temor a que lo maten.

En el mientras tanto, Alan había bajado el perfil. Y huido de su casa (y por ende del arresto domiciliario). El 5 de enero la Policía no lo encontró en su domicilio y la Justicia libró órdenes de captura nacional e internacional.

Lo ubicaron unos diez días después. Un testigo del asesinato de Díaz aseguró haberlo visto dentro del auto desde donde salieron los disparos mortales.

Desde entonces no se volvió a saber de él. El fin de semana pasado circularon rumores de que la Policía estaba cerca de encontrarlo. El sábado, los agentes allanaron un domicilio pero en su lugar hallaron a su papá, Jorge.

Paso a paso, el origen del conflicto entre los Funes y los Caminos

En un informe para El Tres, el periodista Agustín Lago reconstruyó los inicios del enfrentamiento entre las dos familias que se disputan el territorio del sur rosarino. 

Comentarios