Este martes fue detenido Adrián “Cable” Solís, sospechado de los crímenes de los hermanos Ulises y Jonatan Funes y del ataque contra el padre de éstos, Jorge. El arresto se realizó tras el megaoperativo de la Policía Federal del viernes pasado y otra vez en el marco de un importante despliegue por la zona sur de Rosario; fue incluso felicitado por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Pero, ¿quién es el famoso Cable? 

Su abogada, Romina Bedetti, lo definió como un persona trabajadora, que pudo enfrentar las adicciones y formar una familia. También habló de su lazo con Ariel “Tubi” Segovia –vinculado a los Caminos, banda enfrentada al clan Funes– y del golpe que supuso para él el crimen de Marcela Díaz. Dijo que no hay ninguna prueba en su contra y previno contra “condenar a gente inocente por dichos”.

“Hoy es Adrián, mañana será otra persona”, lamento Bedetti, que también fue la abogada de Díaz y actualmente representa a Lorena Verdún, la ex pareja del también asesinado Claudio “Pájaro” Cantero en el juicio a la banda Los Monos.

En contacto con el programa Radiópolis, que conduce Roberto Caferra por Radio 2, Bedetti contó que conoció a Solís por Marcela Díaz, la hermana de “Tubi” Segovia que fue asesinada el 14 de enero pasado y cuyo hijo, Milton, quedó paralítico por otro ataque armado. Segovia está vinculado a la banda de los Caminos, enfrentada al clan Funes. De hecho, Alan Funes y su novia Jorgelina Selerpe están señalados como los asesinos de Marcela.

En ese marco, señaló que la muerte de Díaz fue un duro golpe para Solís porque estaba “ligado” a ella y a su hermano Tubi “desde muy chico” y tras la detención de Segovia, “se tomó muy personal el cuidado de Marcela”.

A Cable se le endilgan los homicidios de Ulises y Jonatan Funes, hermanos de Alan y de Lautaro “Lamparita”; y el intento de homicidio a Jorge, padre de los cuatro. Ulises fue asesinado el 7 de enero pasado, Jonatan el 5 de febrero y Jorge atacado el 31 de enero. Sin embargo, Bedetti aseguró que el día del crimen de Ulises su cliente estaba en otro lugar y recordó que apenas se lo vinculó al caso, se puso a disposición.

Con todo, hay dos testigos que aseguran haber visto a Cable en la escena del crimen de Jonatan o bien en el auto desde donde salieron los disparos.

“Acá lo extraño es que estamos condenando a gente inocente por dichos de gente que declaró bajo presión o amenaza”, advirtió y aseguró: “Adrián es una persona trabajadora, sus padres son trabajadores. Después de muchos años pudo luchar contra las adicciones y formó una familia”.

Más información

Detuvieron al sospechoso de los crímenes de los hermanos Funes