Tras señalar a Holanda como un “narcoestado”, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich se refirió al problema de la narcocriminalidad en Rosario. Reiteró que la situación es “muy compleja”, que la policía santafesina “tiene problemas” y que le dijo al gobernador Miguel Lifschitz que al narcotráfico no se lo puede combatir “tanto” desde la ideología.

En una entrevista para el programa Desde el llano, que conduce Joaquín Morales Solá (TN), la ministra dijo que pidió disculpas al embajador holandés en Argentina por sus dichos y aclaró que se refería a los límites de la despenalización de las drogas en ese país.

Consultada sobre el tráfico de estupefacientes en Argentina, la funcionaria dijo que Rosario “está en una situación muy compleja”.

“Lo discutí con el gobernador (Lifschitz) un día, hablando muy francamente –contó–. Le dije: «Ustedes no se dieron cuenta que había que meterse con la Policía, conducir la Policía, entender lo que era este fenómeno y no mirarlo tanto desde la ideología». Y me dijo: «Sí, la verdad que sí. Ahora estamos poniéndonos fuertes en esto»”.

También sostuvo que la policía santafesina “tiene problemas” pero que el gobierno provincial “se está haciendo haciendo cargo”.

“La Nación quiere combatir el narcotráfico y para esto no tenemos fronteras, nos da lo mismo Santa Cruz que Formosa, nos da lo mismo Misiones que Salta. Nuestra frontera está con países que son productores: Paraguay con marihuana, Bolivia con cocaína, Perú que es casi fronterizo, entonces tenemos un problema en la frontera y un tipo de distribución que va por todo el país y ahí es donde nosotros trabajamos con cada uno de los gobernadores y cada uno de los ministros de Seguridad”, señaló y aseguró que la colaboración con Santa Fe es “total”.

Más información

Bullrich sostuvo que "Holanda es un narcoestado" y habló de Rosario