¿A quién le molesta Jesús?, la pregunta del Arzobispado al Concejo

El vicario Emilio Cardarelli criticó el pedido de los ediles para retirar imágenes religiosas de las escuelas y hospitales públicos. Dijo que eso forma parte de “una identidad cultural” y hasta habló del “sometimiento de los pueblos con amnesia”

     Comentarios
     Comentarios

El Arzobispado de Rosario respondió este viernes “con dolor y sorpresa” a la ordenanza del Concejo que pide la remoción de imágenes religiosas de escuelas y hospitales públicos.

El vicario Emilio Cardarelli emitió un comunicado para criticar esa acción del Palacio Vasallo y amplió los conceptos en el programa La primera de la tarde (Radio 2). Incluso se preguntó, como una forma de respuesta, a quién le molesta una imagen de Jesús en un espacio público.

“No veo que haya motivos para que pueda molestar. Los cristianos reconocemos a Jesucristo como Dios y Señor. Los judíos lo reconocen como miembro del pueblo de Israel. Para los musulmanes es un gran profeta. Entre agnósticos y ateos sería raro que alguien considerara pernicioso el ejemplo de un hombre justo que fue condenado a muerte, que privilegiaba a los pobres, que dice que tenemos que perdonar al que nos ofende”, dijo el representante de la Iglesia.

Cardarelli insistió con la idea que no creía que “nadie se sienta molesto por el ejemplo del Cristo crucificado”.

Para el vicario general, lo que está en discusión “es una identidad cultural, que está atravesada por los símbolos y las imágenes religiosas” pero que “trasciende el vínculo Iglesia y Estado”.

“Es una simbología de una identidad cultural que no se puede ver como atentatoria contra la libertad religiosa, o la libertad de conciencia o el carácter laico de la educación”, interpretó.

Cardarelli llevó esa idea aún más lejos y cuestionó: "Por un lado, está en muchos la insistencia de que no tenemos que ser sometidos por los poderes financieros internacionales y justamente una de las herramientas de sometimiento es borrar la identidad de los pueblos. Los pueblos con amnesia son más fáciles de someter".

Emergencia social

Cardarelli también reprochó al Concejo que la Pastoral Social de la Iglesia se sumó a la mesa de diálogo por la emergencia social decretada por ese cuerpo. Planteó, en ese marco, que existen otras urgencias para atender desde el Estado.

“La preocupación en este momento debiera ser cómo hacemos para que los pibes que van a comedores escolares tengan la copa de leche y el alimento. Cómo hacer para que los hospitales públicos que están colapsados puedan contar con el personal y los insumos que necesitan para atender la mayor demanda”, describió y cuestionó: “La demanda de la sociedad parece ser otra”.

Un Estado laico

El proyecto aprobado por el Concejo está a tono con un reclamo cada vez más generalizado de separar el Estado de la Iglesia. Fue presentado por Celeste Lepratti y aprobado por mayoría (votaron en contra Cambiemos, Compromiso por Rosario y Demócrata Progresista).

“El propósito del proyecto es garantizar el efectivo cumplimiento de los principios de libertad religiosa y de conciencia, así como el de certificar el carácter laico de la educación pública”, resalta la iniciativa.

Considera además que “la simbología religiosa no sólo no es representativa de la totalidad de la población, sino que a su vez no se condice con la laicidad del municipio y la provincia”. Busca “garantizar el trato igualitario de cultos”.

Comentarios