Lo más importante

Beneficios y desventajas de tomarse un año sabático

Muchos jóvenes terminan la secundaria sin estar decididos sobre la carrera que elegirán. Tomarse un tiempo para definirlo puede ser una buena opción, aunque también implica riesgos
     Comentarios
     Comentarios

Están aquellos que saben desde chicos a qué se van a dedicar de grandes, y también están las personas que hasta el último día de la secundaria no están seguros qué estudiar. En este segundo grupo, entre quienes cuentan con los recursos necesarios, algunos terminan optando por tomarse un año sabático.

El sitio eTítulo detalló las ventajas e inconvenientes de adoptar esta práctica.

Ventajas

Tiempo para pensar. Podrás meditar con detenimiento cuál podría ser tu verdadera vocación y qué habilidades debes adquirir durante ese año para alcanzar tus objetivos. También te permite consultar a amigos sobre las características de las carreras que eligieron y hacerte una idea más cabal del campo de estudio que te interesa.

Nuevas experiencias. No se trata de perder el tiempo, podés aprovecharlo aprendiendo nuevos idiomas, haciendo algún curso de especialización o de desarrollando alguna actividad que te sirva a futuro en el campo profesional.

Aprendizaje profesional. Trabajar nos dará una idea más realista de lo que ofrece el mercado laboral en distintos sectores y podrá ayudarnos a tomar la mejor decisión para el año siguiente.

Crecimiento personal. Muchas veces el problema es la falta de madurez. Tener que elegir a los 17 años qué se hará probablemente durante el resto de la vida puede no resultar nada sencillo. En algunas ocasiones conviene serenarse, y esperar a sentirse listos para avanzar con una carrera.

Inconvenientes

Puede que pierdas el tiempo. Si en realidad lo que se hará es quedarse en casa todo el día jugando videojuegos y saliendo a la noche con amigos, el año sabático no servirá de nada y probablemente los padres elijan cortarlo cuanto antes.

Es caro. No todos pueden darse el lujo de hacerlo, sobre todo si el joven se dedicará el año a realizar cursos costosos o a viajar.

Perdés el hilo de estudio. Estudiar es un hábito que requiere disciplina y constancia. Abandonarlo por completo y retomarlo un año después puede costar. Por eso se aconseja seguir con la cabeza en actividad, por ejemplo aprendiendo algún idioma.

Tus amigos avanzarán. Tené en cuanta que la gran mayoría se anotará en alguna carrera, por lo que dispondrán de menos tiempo libre para juntarse, muchos de los temas de los que hablarán girarán en torno a sus estudios y eso podría dejarte algo afuera del grupo.

Comentarios

Segui Leyendo