Argentina empató 1-1 ante Islandia en el partido que tenía que ser victoria, para pasar la presión del debut en el Mundial, para acomodarse en un grupo duro y para ganar confianza. Nada de eso ocurrió y para colmo, falló el mejor, el que no tiene margen para hacerlo en la selección nacional. También el rol del técnico Sampaoli quedó bajo la lupa: ¿por qué incluyó a Biglia, por qué no lo puso a Lo Celso, Pavón por Di María no llegó tarde?

A pesar de todo eso, de las dudas en la defensa, del ataque con la dinámica de una foto y no de una película, los analistas invitados para esta nota coinciden en que después de la roca islandesa, se abren esperanzas en los próximos dos juegos en Rusia. 

Jesús Emiliano: "Sobró Biglia; muy bien Pavón por Di María"

Duditativo inicio del equipo nacional. La fortaleza física y la rococidad defensiva del rival fueron los escollos salientes que pocas veces pudo sortear el equipo de Sampaoli. En ese aspecto Croacia y Nigeria otorgarán más posibilidades.

Fueron muy pocos los momentos que Argentina pudo en acciones colectivas llegar con serio riesgo ante el arco del conjunto nórdico. Al equipo le sobró Biglia y le faltó un volante de mayor juego (leáse Banega o Lo Celso). Muy bien Pavón por Di María, quizás debió ingresar antes. Duro comienzo de copa. Nada distinto de lo que se espera en una competencia de esta magnitud. El equipo quedó en deuda.

Javier Cigno: "Es insólito que el DT no le haya dado minutos a Lo Celso"

Argentina nunca le encontró la vuelta al partido. Mucha posesión y poca profundidad. Inslandia se abroqueló bien atrás y lo complicó con alguna contra. Messi arrancó bien pero se fue apagando. En este escenario, es insólito que el DT no le haya dado minutos a Lo Celso. 

Alejandro Mangiaterra: "Falló el que pensamos que no iba a fallar"

Falló el que pensamos que no iba a fallar. No sólo por el penal también por la carencia en la precisión en el resto de las acciones. Es cierto que la ausencia de espacios, por méritos de Islandia y porque Argentina se aplastó hacia adelante, le quitó la chance de tener opciones claras de gol. 

Argentina dudó en defensa en el primer tiempo y lo resolvió en el segundo presionando hacia adelante con la presencia en solitario de Mascherano. El cambio de Pavón fue positivo, el de Banega no, ese sitio pudo haber sido de Lo Celso. 

Aunque el imaginario argentino pensaba en una diferencia de tres goles tendremos que aprender que en un Mundial nadie te regala nada. Mucho menos estos vikingos.

Pablo Montenegro: "Al equipo de Sampaoli le faltaron variantes" 

Lo primero para puntualizar es que Argentina mereció ganar. Manejó más la pelota y tuvo las mejores ocasiones. Después está el análisis del potencial de ambos equipos, y ahí quizás el balance se incline para Islandia, que con recursos de índole menor lució equilibrado, duro y concentrado, logrando neutralizar en parte el juego que Argentina puede desarollar

Al equipo de Sampaoli le faltaron variantes para vulnerar las dos líneas de cuatro. Biglia estuvo de más (era Banega antes o Lo Celso) ante un mediocampo rival que nunca tuvo la pelota y Pavón debió entrar por Di María quince minutos antes para lograr el desequilibrio que logró sobre el final

De todos modos, los adversarios que vienen van a tener planteles diferentes, algo menos mezquinos, y quizás más favorables para los jugadores con los que contamos.

Lalo Falcioni: "Una producción acorde a la baja expectativa" 

Antes de entrar en análisis, un par de aclaraciones necesarias: nadie que haya seguido mínimamente el recorrido de Islandia hacia el Mundial podría haber asegurado que iba a ser fácil; y Argentina mereció ganar claramente el partido. En cuanto al aspecto táctico, si Sampaoli estaba tan seguro del juego que iba a hacer el rival, como dijo en la conferencia previa, debió optar por un volante o mediapunta filtrador y con buen remate de media distancia adelantado por el centro, como lo son Lo Celso o Dybala. Dio la sensación de que Biglia sobró todo el rato que estuvo en la cancha. Islandia saltó líneas todo el tiempo, no le interesó la tenencia –como se esperaba- y entonces con Mascherano alcanzaba y sobraba. 

No se vio una actuación decepcionante del equipo albiceleste. Más bien fue una producción acorde a la baja expectativa que generó el conjunto nacional en la etapa previa. Argentina necesitaba jugar en modo de película para mover a la defensa nórdica y en muchos pasajes, sobre todo en el primero tiempo, tuvo la quietud de una foto. En el complemento el juego argentino fluyó mejor, Messi encontró espacios detrás de los volantes centrales de Islandia, pero otra vez faltó aceleración y rompimiento por las bandas. El arranque fue flojo, pero es difícil que Argentina vuelva a encontrar un rival tan hermético en defensa y eso abre un campo de esperanza.

David Luis: "Islandia desnudó serios problemas defensivos de nuestra selección"

Complicado inicio del Mundial para Argentina. Mucha posesión de pelota pero pocas ideas para generar oportunidades de gol. Faltaron variantes en ofensiva y cambio de velocidad para romper una dura pero leal defensa de Islandia. El equipo europeo se cerró bien atrás y con los pocos ataques que generó desnudó serios problemas defensivos de nuestra selección.

El Mundial empezó con un tropezón para Argentina y para que no sea caída tendrá que mejorar en muchos aspectos.
 

Más información

Messi: "Soy el responsable del empate"

Las opiniones de Batistuta, Sorin y otros jugadores en las redes

Mascherano: "No está permitido caerse, esto recién empieza"

Sampaoli: "Tenemos las armas para ganarle a cualquiera"