Imputaron a Cable Solís por participar del crimen de una adolescente

Enrique Solís fue acusado de integrar el grupo que asesinó a Lorena Ojeda, de 16 años, hecho por el cual también fue imputado el abogado Marcos Cella tiempo atrás. Solís ya se encuentra preso por los crímenes de los hermanos Jonatan y Ulises Funes

     Comentarios
     Comentarios

Enrique Solís, apodado "Cable", fue imputado este viernes como partícipe del crimen de la adolescente Lorena Ojeda en diciembre del año 2016.

El hecho fue resonante y tuvo la condena por autor intelectual a Ariel "Tubi" Segovia, asesinado en la cárcel de Coronda. También fue imputado el abogado penalista Marcos Cella. El ataque tuvo la particularidad de que la víctima no era la persona que habían ido a buscar, sino su hermana. La destinataria de los balazos era una joven que había complicado a Segovia al ser testigo de otro crimen.

Este viernes, en el marco de la continuidad de la investigación, el juez penal Mariano Aliau dictó prisión preventiva por el plazo de ley contra Solís, acusado de haber integrado el grupo de personas que asesinó a Ojeda. El imputado ya se encuentra preso por los crímenes de los hermanos Ulises y Jonatan Funes.

Aunque no hay pruebas que indiquen que "Cable" haya disparado, varias escuchas telefónicas lo ubican en el lugar del hecho la noche del asesinato. Los audios son de momentos anteriores y posteriores al homicidio y los principales interlocutores son Cristian González, “Cable” Solís y “Tubi” Segovia. 

En las llamadas anteriores al homicidio se los puede escuchar decir “baja ya”, “llevo pistola” y “vamos a ir cable, yo (por Cristian González), mi cuñado, el andy (por Fernando Andrés Caminos) y un amigo”. Para el juez, estos audios “parecen indicar que ciertas personas se dirigían a un lugar con cierta prisa”. 

El asesinato fue cometido cerca de las 23 y en llamadas posteriores le confirman a "Tubi" Segovia que “el loco Cable” había estado presente y él mismo dice haber visto como le disparaban y remataban a la víctima con un tiro en la cara. 

Cuando fue el turno de la defensa, Solís tomó la palabra y al igual que su abogada dijo que esa no era su voz, que nunca había hablado con esas personas y pidió que las llamadas sean peritadas. También denunció ante el juez que se le permita presentar prueba que demuestre su inocencia porque, a su entender, la única que se tiene en cuenta es la de la fiscalía. 

Sin embargo, el juez hizo lugar a la pretensión fiscal y ordenó que quede en prisión preventiva por el plazo de ley.

Comentarios