El fútbol italiano "puede recomenzar" tras el título mundial ganado en Alemania, según afirmó este lunes el entrenador del seleccionado, Marcello Lippi, quien aclaró sin embargo que sus jugadores "no tienen nada de qué hacerse perdonar".

 

"Si el mundo pensó que esta selección ganó como respuesta al escándalo, está haciendo mal las cuentas. Claro que esta selección siempre dio una bella imagen", expresó Lippi, en referencia a la investigación por corrupción que sacude al calcio y que podría enviar al descenso a los clubes Juventus, Milan, Fiorentina y Lazio.

 

Lippi dijo que el martes se reunirá con Giancarlo Abete, vicepresidente de la Federación Italiana de Fútbol para definir su futuro.

 

El plantel azzurro estaba por llegar a Roma, para ser recibido en el Palacio Chigi, sede del gobierno, por el premier Romano Prodi y luego viajar en un ómnibus descubierto, de dos pisos, hasta el Circo Massimo, donde estaba prevista una gran fiesta, conducida por el cineasta Carlo Verdone y el periodista Tiberio Timperi.

 

Fuente: Télam