Lo más importante

Piedra libre para los colectivos

0 Comentarios
0 Comentarios

Me sobrepasa la calidad de servicio de ómnibus que tenemos, gloriosos nosotros que contamos con la suerte de viajar en un servicio interurbano de media distancia.

Somos de aceptar ciertas cosas, simplemente aceptar. ¿Qué pasa con el sentido común? ¿Y con la idea de protección que nos prometen nuestros gobiernos y sus organismos de tránsito? Bien, estoy haciendo demasiadas preguntas sin dar la razón que dio motivo a su generación.

Domingo 26 de Julio de 2015, 19:20 hs.

En estos momentos estoy viajando en un colectivo Monticas (patente FSP 107) que se anuncia a Rosario. Me subí en Firmat a un micro que ya venía casi completo. Algunos pasajeros podrán recordarme por hacer la "estupidez" de querer sentarme en el asiento que me correspondía -según mi boleto comprado una hora antes en la estación de Firmat- el 16. Claro, en estos servicios según varios pasajeros "te sentás donde querés, donde hay lugar", a lo que, desconcertadamente y al mirar a mi alrededor un primer piso del colectivo repleto, respondí "okey..." al tiempo que otro pasajero amablemente decía "abajo creo que hay lugar". Miro a mi novio, que tenía el 15, nos damos media vuelta y nos dirigimos nuevamente a las escaleras. Ya en el piso de abajo, observamos los únicos dos asientos disponibles: uno roto, básicamente la palanca para hacer que se reclinara era el peso de mi cuerpo, un asiento totalmente vencido; y otro, que aparentaba estar en buenas condiciones -si uno ignora la higiene y los resortes del espaldar, claro- salvo por un "detalle" el cinturón de seguridad estaba roto. 68 pesos. 68 pesos es el monto que una debe pagar por cada uno de éstos lugares, por viajar incómoda y/o insegura. Desconozco el estado de los asientos de los más de 70 pasajeros que en este momento están sentados pero estoy segura que hay más en malas condiciones.

Paren! no se preocupen por mi columna ni por mi salud en caso de accidente, hay gente que es más estafada aún. Mientras me acomodaba en el asiento se escucha a una señora decir "¿quedan pasajes?" y el chofer le contesta "no, pero puede ir parada", la señora con total naturalidad "pagó el boleto y aceptó la oferta". Sí, con total naturalidad!

Interesante, no? Interesante que uno pague multas de cientos de pesos por viajar en ruta en un auto sin cinturón (y sentada), porque claro, están cuidando nuestra salud. Interesante que estas empresas no paguen multas millonarias por ser promotores y cómplices de estas situaciones que ponen en riesgo a los pasajeros. A qué juegan? El servicio es pésimo y atentan contra la salud de las personas, tanto las sentadas como las paradas- que como bien puede verse en el video se sientan en cualquier lado con tal de viajar, porque el próximo servicio es una hora más tarde y muy probablemente las condiciones del viaje no mejoren.

Si son pocos los refuerzos actuales para un domingo a la tarde, agreguen más. Si hay muchos pasajeros de distancias cortas, entre pueblos, generen nuevos servicios que cubran esos sectores. Ahora, ¿cuál es la excusa para no garantizar seguridad ni siquiera a los pasajeros sentados? Porque yo pagué un boleto, todos los que estamos acá dentro lo hicimos, sin embargo me encuentro con el asiento 65v que no se encuentra en estado y el 68v que no cuenta con cinturón de seguridad.

¿Por qué nos acostumbramos a éste mal servicio? Es nuestra vida la que está en juego. Debemos exigir un mejor servicio, respetemos más nuestras vidas, nuestra salud, nuestro dinero, nuestros derechos.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo